Clausura de los Primeros Sábados en Valencia

by

El pasado 7 de junio se clausuró para este curso el ciclo de cinco primeros sábados realizado por los cooperadores de los Heraldos del Evangelio en Valencia. La ceremonia fue realizada en la Parroquia de la Medalla Milagrosa, en la calle Coronas, y presida por el Párroco, D. Juan Andrés Talléns.

Origen de la devoción de los 5 primeros sábados

El día 10 de diciembre de 1925, según relata la Hermana Lucía, “se le apareció la Santísima Virgen y, al lado, sobre una nube luminosa, el Niño Jesús. Le dijo la Virgen: ‘Mira hija mía, mi Corazón rodeado de espinas que los hombres ingratos, a cada momento me clavan con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, haz algo por consolarme y di que a todos aquellos que durante 5 meses, en el primer sábado, se confieses, reciban la Sagrada Comunión, recen el rosario y me hicieren quince minutos de compañía, meditando en los quince misterios del Rosario, a fin desagraviarme, prometo asistirlos en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para la salvación de estas almas’.”

Precisamente en esto se componen estos piadosos ejercicios: el rezo de rosario, seguidos de 15 minutos de meditación. En esta ocasión la meditación, que versó sobre el tercer misterio glorioso —la venida del Espíritu Santo sobre Nuestra Señora y los apóstoles reunidos en el Cenáculo—, fue dirigida por el Rvdo. D. Rafael Ibarguren, EP, sacerdote heraldo venido expresamente desde nuestra casa en Camarenilla (Toledo), donde ejerce su ministerio.

Durante la recitación del rosario y la meditación hubo sacerdotes atendiendo en confesión a todos los fieles que así lo desearon.

A continuación, se celebró la Santa Misa solemne, presidida por D. Juan Andrés Tallens y concelebrada por D. Rafael Ibarguren, EP y cantada por el coro de los Cooperadores de los Heraldos del Evangelio de Valencia.

Antes del Ofertorio, tuvimos la grata alegría de tener a dos señoras, Carmen y Pilar, que se consagraron solemnemente a la Santísima Virgen según el método de San Luis Grignion de Montfort. Dicha consagración es precedida por un tiempo de preparación de 33 días, durante los cuales los que se van a consagrar deberán rezar una serie de oraciones prescritas por San Luis y hacer 15 minutos de meditación diaria. Dicha preparación está dividida en 4 periodos: los doce primeros días preliminares dedicados al desapego del espíritu del mundo, la primera semana dedicada al conocimiento de sí mismo, la segunda semana aplicada al conocimiento de la Santísima Virgen y por último, la tercera semana dedicada al conocimiento de Nuestro Señor Jesucristo.

Y como dice el refrán, de la Misa a la mesa, después de los actos, los cooperadores heraldos, familiares y simpatizantes lo celebraron con una cena de fraternidad en un restaurante de Alboraya.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: