Peregrinación de los cooperadores valencianos al santuario de Lourdes

by

Los días 9-10-11 y 12 de octubre 54 personas de la comunidad valenciana iniciamos nuestra peregrinación a Lourdes con ocasión de la celebración del Jubileo del 150º aniversario de las apariciones. Salimos de madrugada en dirección a Zaragoza donde asistimos a la misa celebrada por el sacerdote heraldo, D.Rafael Ibarguren, EP, en la Basílica del Pilar. Mejor comienzo imposible.

Llegando a Lourdes

Llegando a Lourdes

De entre los peregrinos había gente que llevaba 25 años visitando Lourdes y cada vez nos gusta más porque la fuente y el agua de la gruta son símbolo de algo mayor, de una fuente y agua espirituales que nos limpia y renueva por dentro dejándonos en el corazón un poso de alegría profunda. El Espíritu Santo anda muy cerca de aquella gruta de Massavielle. No sería de extrañar, dado que allí se venera a Santa María y ya sabemos que el Espíritu y la Virgen forman una buena pareja…allí se respira la alegría, esperanzada en los enfermos, contenida en los adultos, y espontánea en los miles de jóvenes y niños que allí se concentran.

Es difícil no conmoverse ante la visión de tantos y tantos enfermos, de todas las edades, con todas las dolencias, cada uno con su historia personal de sufrimiento y de fe, hecha de grito y de silencio. Y los que les acompañan, familiares y voluntarios, a veces con más lágrimas en los ojos que los propios enfermos.

Oyendo Misa en la Capilla San Gabriel

Oyendo Misa en la Capilla San Gabriel

Luego viene el sentimiento de universalidad, lo grande que es la Iglesia, que abarca tantas personas de todas las lenguas y razas, con las cuales coincides codo a codo rezando, bebiendo en las fuentes o haciendo cola para pasar debajo de la gruta. También está el cansancio, pero no es un cansancio que te derrumba, es un cansancio que sabes que es benéfico, fecundo, porque intuyes que todo tiene sentido… que es necesario. Ves a Maite, Isabel, Luisa con sus esguinces y casi sin poder caminar y ahí van diciendo “Madre mía que es lo que tengo yo en comparación con los miles de enfermos que van en sillas de ruedas, en camas etc”… ¡Pues adelante a la procesión! El día de nuestra llegada fue ir hacia la gruta a decirle a Nuestra Señora: “¡Por fin estamos aquí, gracias Señora!” Rezamos, pudimos participar en la procesión de las antorchas.

Al día siguiente lo dedicamos a hacer el recorrido que la organización ha diseñado para celebrar el Jubileo. Un recorrido que pasa por los sitios fundamentales de la vida de Santa Bernardette: las tres primeras etapas las ganamos por la mañana: la pila bautismal en la Iglesia del Sagrado Corazón, el Cachot (calabozo) donde vivió con su familia en el tiempo de las apariciones, el Santuario con la Gruta y por la tarde hicimos la cuarta etapa el hospicio, donde ella hizo su primera comunión. Un recorrido con sus cuestas pero teníamos ahí a Vicente que con todo su amor llevaba a su madre Virginia en su silla de ruedas dando ejemplo a todos nosotros.

D. Rafael Ibarguren, EP, en la Basilica del Pilar

D. Rafael Ibarguren, EP, en la Basílica del Pilar

Misa en la capilla de san Gabriel celebrada por D.Rafael quien nos acompaño y auxilió durante esta peregrinación. Por la noche la procesión de las antorchas, miles de voces rezando el rosario en varios idiomas y cantando el Ave. Un momento de intensa emoción. Nuestro gran amigo de Viver, José Mª, rezaba el misterio en español.

A la mañana siguiente desayunamos temprano, asistimos a la santa Misa en la Cripta celebrada por D.Rafael y se procedió a la de bendición e imposición de túnicas de nuestros nuevos cooperadores Dª Loli y D.Sergio, acto muy emotivo.

A continuación hicimos el Vía Crucis, que transcurre en una pequeña montaña al lado de las basílicas. Un kilómetro y medio entre una vegetación exuberante, con los pirineos nevados al fondo y unas estatuas doradas de tamaño natural que van ilustrando las distintas estaciones. Para mi uno de los mejores entornos que jamás he visto.

La bendición de las capas de cooperadores heraldos

La bendición de las capas de cooperadores heraldos

Por la tarde visitamos las cuevas de Betharram ubicadas entre Laruns, Pau y Lourdes. Tremendamente espectaculares, con un desnivel de 800 m. Compuestas por innumerables salas jalonadas por estalactitas y estalagmitas. En su interior existe una pequeña corriente de agua que se salva con una barcaza. El último tramo del recorrido se hace en tren.

Por la noche acudimos a la procesión de las antorchas en la cual pudimos oír las voces de nuestras amigas de Alzira en el rezo del santo rosario, a poner nuestras velas por las intenciones que muchas personas nos habían pedido, rezamos en la gruta en ese silencio, la sacralidad del lugar que invita al recogimiento y al dialogo con nuestra Señora.

Loli y Sergio

Nuevos cooperadores para Valencia: Loli y Sergio

Al día siguiente asistimos a la misa internacional en la Basílica de San Pío X , y gracias a Mª Carmen, nuestra pequeña Clara, hija de Loli, pudo hacer las preces en español. Nuestro grupo se distinguía en Lourdes por sus hábitos, sus pañuelos, sus capas, sus chubasqueros y era motivo de que la gente nos parase para preguntar quienes éramos y nuestros pañuelos los querían comprar.

Después de la Santa Misa salimos en dirección a Valencia de regreso no sin antes haber constatado por todo el grupo que la gran gracia de Lourdes es que el corazón se libera, que a pesar de las calles llenas de tiendas de recuerdos, propias de los pueblos costeros de nuestro querido Levante español. La diferencia es que en Lourdes todos los regalitos y recuerdos giran alrededor del tema mariano (Rosarios y garrafas de agua inundaban las tiendas). Una vez te adentrabas en el Santuario, todo era diferente: nada más bajar la rampa que da acceso a la explanada principal, digamos que uno entra en otro mundo. Las tiendas, los regalos, el comercio, todo eso se queda fuera. Una de las cosas más increíbles era el ver la cantidad de nacionalidades que estaban allí presentes: franceses, españoles, polacos, italianos, chilenos, colombianos, indios, alemanes… Una vez dentro lo primero que te encuentras es la enorme basílica (que choca un poco con la idea de la pequeña iglesia – capilla que “aquero” pidió a Bernadette). ¿Qué es pues, lo más grande de Lourdes? El enfermo. Atendido, asistido, y hasta mimado. Los más tristes y desesperados casos se pueden ver en cualquier rincón de Lourdes; perfectamente cuidados, llevados y traídos por un generoso voluntariado internacional y multirracial que con delicadeza ve a Cristo en el cuerpo a veces tan descompuesto de la camilla que empuja o arrastra. ¡Y lo más admirable!; se percibe a simple vista alegría en la aceptación de la enfermedad, del sufrimiento.

En la gruta de las apariciones

En la gruta de las apariciones

Lourdes es un sitio privilegiado para la devoción cristiana. Lourdes es oración, silencio para el recogimiento, multitud de rosarios en las manos de los fieles, gente enfervorizada de rodillas, culto público y multitudinario en tantas ocasiones para atender las necesidades espirituales de los peregrinos que acuden en masa… A Lourdes llegaron 54 personas diferentes de las que regresaron, pues las gracias recibidas con motivo del 150 aniversario se vieron aumentadas y los peregrinos volvimos con un entusiasmo renovado y dispuestos a conquistar Valencia y el mundo para MARÍA.

Vea el reportaje fotográfico completo aquí:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: