Estar abiertos a la belleza para reflejar la belleza divina, pide el Papa

by

Al concluir su viaje a la República Checa

PRAGA, lunes 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI invitó a estar abiertos a la belleza, a todas las personas congregadas en el aeropuerto de Stará Ruzyně de Praga para despedirle al concluir su viaje apostólico a la República Checa este lunes por la tarde.

Si nuestros ojos permanecen abiertos a la belleza de la creación de Dios y nuestras mentes a la belleza de su verdad, entonces podremos verdaderamente esperar seguir siendo jóvenes y construir un mundo que refleje algo de la belleza divina, de modo que ofrezca inspiración a las futuras generaciones para hacer otro tanto”, dijo.

Para introducir este pensamiento, el Santo Padre pronunció un dicho atribuido a Franz Kafka, “Quien mantiene la capacidad de ver la belleza, no envejece nunca”.

En su discurso de despedida de la República Checa, el Santo Padre destacó que “la Iglesia en este país ha sido verdaderamente bendecida con un extraordinario ejército de misioneros y de mártires, como también de santos contemplativos, entre los que quisiera recordar particularmente a santa Inés de Bohemia, cuya canonización, hace veinte años, fue mensajera de la liberación de este país de la opresión atea”.

También realizó un repaso y una breve valoración de los encuentros más significativos del viaje apostólico que empezó el sábado.

Conservaré la memoria de los momentos de oración que he podido transcurrir junto con los obispos, los sacerdotes y los fieles de este país”, dijo.

Ha sido especialmente conmovedor, esta mañana, celebrar la misa en Stará Boleslav, lugar del martirio del joven duque Wenceslao, y venerarle ante su tumba el pasado sábado, dentro de la majestuosa catedral que domina el panorama de Praga”, confesó.

Y continuó: “Ayer en Moravia, donde los santos Cirilo y Metodio dieron comienzo a su misión apostólica, pude reflexionar, en orante acción de gracias, sobre los orígenes del cristianismo en esta región y, efectivamente, en todas las tierras eslavas”.

Mi encuentro de ayer con los representantes de las otras comunidades cristianas me ha confirmado la importancia del diálogo ecuménico en esta tierra que ha sufrido tanto las consecuencias de la división religiosa en el tiempo de la guerra de los Treinta Años –destacó-. Mucho se ha hecho ya para curar las heridas del pasado”.

Subrayó su encuentro del domingo con los representantes de las universidades del país, afirmando que la comunidad académica “tiene un papel importante que llevar a cabo, mediante una búsqueda de la verdad sin compromisos”.

Finalmente, señaló: “He sido particularmente feliz de encontrar a los jóvenes y e animarles a construir sobre las mejores tradiciones del pasado de esta nación, de modo particular sobre la herencia cristiana”.

El Papa también dedicó palabras de agradecimiento a todas las personas que han participado y colaborado en la buena marcha de su visita, desde el Presidente de la República Checa hasta todos los fieles que han rezado por sus buenos frutos, pasando por autoridades, voluntarios, etcétera.

ZENIT

El mundo visto desde Roma

Servicio diario – 28 de septiembre de 2009


SANTA SEDE
La sociedad necesita personas “creyentes y creíbles”, afirma el Papa
El Papa pide a los jóvenes que tomen en serio su anhelo de felicidad
Estar abiertos a la belleza para reflejar la belleza divina, pide el Papa

MUNDO
México: La Universidad Pontificia abre un espacio al diálogo fe-ciencia
El Estado mexicano de Oaxaca adopta una legislación contra el aborto
La Iglesia en El Salvador, preocupada por la situación de Honduras
El español Emili Turú, nuevo superior general de los Hermanos Maristas
Fundación Wallenberg aplaude la reanudación de la Jornada Judeocristiana

FLASH
Posible visita papal al Reino Unido

ENTREVISTAS
Senadora Italiana advierte sobre los peligros de la RU486

DOCUMENTACIÓN
Benedicto XVI: la República Checa debe construir sobre su herencia cristiana
Mensaje del Papa a los jóvenes: sois la esperanza de la Iglesia
Benedicto XVI: san Wenceslao, el vencido que venció
Saludo del Papa en la iglesia donde se venera el Niño de Praga


Santa Sede


La sociedad necesita personas “creyentes y creíbles”, afirma el Papa

Durante la Misa de la fiesta de San Wenceslao

STARÁ BOLESLAV, lunes 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI afirmó que la sociedad necesita hoy personas “con temor de Dios y coherentes”, en la homilía en la Misa de la fiesta de San Wenceslao, patrón de la nación checa, celebrada este lunes en la explanada de la via Melnik, en la ciudad de Stará Boleslav,

La misa se celebró en presencia de 45 mil personas, entre ellas el presidente del país – a quien el Papa felicitó por su santo – y especialmente un nutrido grupo de jóvenes. Stará Boleslav es el lugar donde san Wenceslao, soberano de los checos, murió mártir a manos de su hermano Boleslao, en el año 935.

Poniendo el ejemplo del santo, el Papa afirmó que “hoy se necesitan personas que sean “creyentes” y “creíbles”, dispuestas a difundir en cada ámbito de la sociedad esos principios e ideales cristianos en los que se inspira su acción”.

Y continuó: “Esto es la santidad, vocación universal de todos los bautizados, que empuja a cumplir el propio deber con fidelidad y valentía, mirando no el propio interés egoísta, sino el bien común, y buscando en todo momento la voluntad divina”.

En el último día de su viaje apostólico a la República Checa, el Papa reconoció la dificultad de este objetivo, pero destacó que los santos muestran que puede lograrse.

Su ejemplo, destacó, “nos anima a los que nos llamamos cristianos a ser creíbles, es decir, coherentes con los principios de la fe que profesamos”.

En su homilía, iniciada con un saludo al Presidente de la República y a todo el pueblo checo en el día de su fiesta nacional, recordó algunos hechos de la vida del mártir.

“El joven soberano Wenceslao se mantuvo fiel a las enseñanzas evangélicas que le había impartido su santa abuela, la mártir Ludmilla”, explicó.

“Siguiéndolas, aún antes de comprometerse en la construcción de una convivencia pacífica dentro de la Patria y con los países limítrofes, se empeñó en propagar la fe cristiana, llamando a sacerdotes y construyendo iglesias”, prosiguió.

También recordó que el mártir, “animado por el espíritu evangélico, llegó a perdonar incluso al hermano, que había atentado contra su vida”.

El pontífice subrayó que este rey santo “tuvo el valor de anteponer el reino de los cielos a la fascinación del poder terrenal”.

Para Benedicto XVI, su lección de vida fue que “no basta, de hecho, parecer buenos y honrados, hay que serlo realmente; y bueno y honrado es aquel que no cubre con su yo la luz de Dios, no se pone delante a sí mismo, sino que deja ver a Dios a través suyo”.

“¿En nuestros días la santidad es aún actual” o “no es más bien un tema poco atrayente e importante?”, se preguntó. “¿No se buscan hoy más el éxito y la gloria de los hombres? ¿Cuánto dura, sin embargo, y cuanto vale el éxito terrenal?”.

“El valor auténtico de la existencia humana no se mide sólo con los bienes terrenales y los intereses pasajeros –indicó-, porque no son las realidades materiales las que apagan la sed profunda de sentido y de felicidad que hay en el corazón de cada persona”.

Además de señalar que el “éxito terrenal” tiene escaso valor, recordó la caída, en el siglo pasado, de muchos poderosos que negaban a Dios.

“Quien negaba y sigue negando a Dios y, en consecuencia, no respeta al hombre, parece tener la vida fácil y conseguir un éxito material –advirtió-. Pero basta rascar la superficie para constatar que, en estas personas, hay tristeza e insatisfacción”.

El Santo Padre destacó que sólo quien tiene “en el corazón el santo “temor de Dios”, tiene confianza también en el hombre y emplea su existencia en construir un mundo más justo y más fraterno”.
Envìa esta noticia a un amigo

arriba


El Papa pide a los jóvenes que tomen en serio su anhelo de felicidad

Al finalizar la Misa en la explanada de la Vía Melnik

STARÁ BOLESLAV, lunes 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI pidió tomar en serio la aspiración a la felicidad que existe en los jóvenes y no dejar que sea utilizada por la sociedad de consumo.

Lo hizo este lunes en la explanada de la Vía Melnik, de la ciudad de Stará Boleslav, donde mantuvo un encuentro con la juventud después de la Misa de la fiesta de San Wenceslao, patrón de la nación checa.

“Queridos amigos, no es difícil constatar que en todo joven hay una aspiración a la felicidad, quizás mezclada con un sentimiento de inquietud; una aspiración que, sin embargo, a menudo la actual sociedad de consumo aprovecha de forma falsa y alienante”, les dijo.

Y añadió: “Es necesario en cambio valorar seriamente el anhelo de felicidad, que exige una respuesta verdadera y exhaustiva”.

Le escuchaban un gran número de jóvenes llegados de distintos puntos de la República Checa, y también de otros países cercanos como Eslovaquia, Alemania y Polonia.

Muchos de ellos habían peregrinado hasta la explanada de esta ciudad, lugar del martirio de San Wenceslao, y habían dormido cerca, en tiendas de campaña que habían plantado la tarde anterior.

En nombre de ellos, un joven transmitió al Santo Padre su voluntad de transformar la doctrina en acción y le regaló un libro de fotos con actividades de las diócesis y un donativo para los jóvenes africanos.

Benedicto XVI les agradeció sus palabras, sus regalos y su presencia, que, dijo, “me hace sentir el entusiasmo y la generosidad que son propios de la juventud”.

“¡Con vosotros el Papa se siente joven!, exclamó.

El Santo Padre les propuso el ejemplo de San Agustín, que “descubrió que sólo Jesucristo era la respuesta satisfactoria al deseo, suyo y de cada hombre, de una vida feliz, llena de significado y de valor”.

“A vuestra edad se realizan, de hecho, las primeras grandes elecciones, capaces de orientar la vida hacia el bien o hacia el mal”, indicó.

Y prosiguió: “Por desgracia, no son pocos vuestros coetáneos que se dejan atraer por espejismos ilusorios de paraísos artificiales para encontrarse después en una triste soledad”.

Al mismo tiempo, quiso destacar que “hay también sin embargo muchos chicos y chicas que quieren transformar, como ha dicho vuestro portavoz, la doctrina en acción para dar un sentido pleno a sus vidas”.

El Santo Padre aseguró a los jóvenes: “El Señor sale al encuentro de cada uno de vosotros; llama a la puerta de vuestra libertad y pide ser acogido como amigo”.

“Os quiere hacer felices, llenaros de humanidad y de dignidad –añadió-. La fe cristiana es esto: el encuentro con Cristo, Persona viva que da a la vida un nuevo horizonte y con ello  la dirección decisiva.

“Y cuando el corazón de un joven se abre a sus designios divinos, no le resulta muy difícil reconocerle y seguir su voz”, destacó.

También abordó la cuestión de la vocación, afirmando que Dios, “a muchos de vosotros os llama al matrimonio, y la preparación a este Sacramento constituye un verdadero camino vocacional”.

Y continuó: “Considerad por tanto seriamente la llamada divina a construir una familia cristiana y que vuestra juventud sea el tiempo de construir con sentido y responsabilidad vuestro futuro. ¡La sociedad necesita familias cristianas, familias santas!”

Seguidamente, afirmó: “Si después el Señor os llama a seguirle en el sacerdocio ministerial o en la vida consagrada, no dudéis en responder a su invitación”.

“En particular, en este Año Sacerdotal, os hago un llamamiento a vosotros, jóvenes: estad atentos y disponibles a la llamada de Jesús, a ofrecer la vida al servicio de Dios y de su pueblo”, pidió.

Tras subrayar que los jóvenes son la esperanza de la Iglesia, Benedicto XVI formuló cuatro peticiones a los jóvenes.

“El Papa os pide que viváis con alegría y entusiasmo vuestra fe; que crezcáis en unidad entre vosotros y con Cristo”, dijo.

Y también “que recéis y que seáis asiduos en la práctica de los sacramentos, en particular de la Eucaristía y de la Confesión; que cuidéis vuestra formación cristiana permaneciendo siempre dóciles a las enseñanzas”.

[Por Patricia Navas]
Envìa esta noticia a un amigo

arriba


Estar abiertos a la belleza para reflejar la belleza divina, pide el Papa

Al concluir su viaje a la República Checa

PRAGA, lunes 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI invitó a estar abiertos a la belleza, a todas las personas congregadas en el aeropuerto de Stará Ruzyně de Praga para despedirle al concluir su viaje apostólico a la República Checa este lunes por la tarde.

“Si nuestros ojos permanecen abiertos a la belleza de la creación de Dios y nuestras mentes a la belleza de su verdad, entonces podremos verdaderamente esperar seguir siendo jóvenes y construir un mundo que refleje algo de la belleza divina, de modo que ofrezca inspiración a las futuras generaciones para hacer otro tanto”, dijo.

Para introducir este pensamiento, el Santo Padre pronunció un dicho atribuido a Franz Kafka, “Quien mantiene la capacidad de ver la belleza, no envejece nunca”.

En su discurso de despedida de la República Checa, el Santo Padre destacó que “la Iglesia en este país ha sido verdaderamente bendecida con un extraordinario ejército de misioneros y de mártires, como también de santos contemplativos, entre los que quisiera recordar particularmente a santa Inés de Bohemia, cuya canonización, hace veinte años, fue mensajera de la liberación de este país de la opresión atea”.

También realizó un repaso y una breve valoración de los encuentros más significativos del viaje apostólico que empezó el sábado.

Conservaré la memoria de los momentos de oración que he podido transcurrir junto con los obispos, los sacerdotes y los fieles de este país”, dijo.

“Ha sido especialmente conmovedor, esta mañana, celebrar la misa en Stará Boleslav, lugar del martirio del joven duque Wenceslao, y venerarle ante su tumba el pasado sábado, dentro de la majestuosa catedral que domina el panorama de Praga”, confesó.

Y continuó: “Ayer en Moravia, donde los santos Cirilo y Metodio dieron comienzo a su misión apostólica, pude reflexionar, en orante acción de gracias, sobre los orígenes del cristianismo en esta región y, efectivamente, en todas las tierras eslavas”.

“Mi encuentro de ayer con los representantes de las otras comunidades cristianas me ha confirmado la importancia del diálogo ecuménico en esta tierra que ha sufrido tanto las consecuencias de la división religiosa en el tiempo de la guerra de los Treinta Años –destacó-. Mucho se ha hecho ya para curar las heridas del pasado”.

Subrayó su encuentro del domingo con los representantes de las universidades del país, afirmando que la comunidad académica “tiene un papel importante que llevar a cabo, mediante una búsqueda de la verdad sin compromisos”.

Finalmente, señaló: “He sido particularmente feliz de encontrar a los jóvenes y e animarles a construir sobre las mejores tradiciones del pasado de esta nación, de modo particular sobre la herencia cristiana”.

El Papa también dedicó palabras de agradecimiento a todas las personas que han participado y colaborado en la buena marcha de su visita, desde el Presidente de la República Checa hasta todos los fieles que han rezado por sus buenos frutos, pasando por autoridades, voluntarios, etcétera.
Envìa esta noticia a un amigo

arriba


Mundo


México: La Universidad Pontificia abre un espacio al diálogo fe-ciencia

Celebrado el coloquio “La Evolución del Diálogo Teología-Ciencia”

CIUDAD DE MÉXICO, lunes, 28 septiembre 2009 (ZENIT.org).- En el marco de los 400 años del Caso Galileo y de los 150 años de la publicación de la obra “El Origen de las Especies de Charles Darwin” la Universidad Pontificia de México convocó, del 21 al 25 de septiembre, a diversas instituciones para celebrar el coloquio “La Evolución del Diálogo Teología-Ciencia”.

En el coloquio han participado instituciones como la Universidad Iberoamericana, la Universidad Intercontinental, la Universidad Panamericana, la Universidad Anáhuac, el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, el Colegio de Postgraduados, la Fundación Lux et Veritas y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla.

Durante la presentación del coloquio se señaló la importancia del evento en cuanto –informa a ZENIT la Universidad Pontificia de México- “quiere ser un espacio para que científicos, teólogos y filósofos, puedan establecer un diálogo fecundo que nos permita avanzar en el horizonte de la verdad en una actitud que supere viejos prejuicios y nos abra a la riqueza de la verdad”.

Al finalizar las jornadas de trabajo, el doctor Alberto Anguiano García, relator del coloquio, señalaba: “Los trabajos de Galileo y Darwin, afectaron tan radicalmente la cosmovisión precedente, que provocaron la reacción, no siempre positiva, sobre todo, del saber religioso. Esta histórica reacción ha nutrido, en gran parte, una serie de prejuicios que, todavía hoy, pueden condicionar el diálogo interdisciplinario. Por este motivo, los dos primeros días de este coloquio, tomaron como pretexto el caso Galileo y el de Darwin para hacer un análisis objetivo de la obra de ambos personajes en su original contexto histórico, más allá de una infundada interpretación”.

En el primer día, el doctor Rafael Martínez habló sobre “el caso Galileo” y dejó en claro que la relación “ciencia y fe” asumida puramente en clave de conflicto no corresponde a la objetividad de los testimonios históricos del proceso Galileo. Se aclaró que el proceso Galileo no se debió a una razón doctrinal, sino a un motivo disciplinar.

El doctor Alexander Zatyrka recordó que tanto el monismo como el dualismo son los dos extremos en los que suele entramparse “el diálogo ciencia-fe” cuando discurre sobre el origen del universo, de la vida, del ser humano y de la conciencia. Por el contrario, Zatyrka citó algunos ejemplos, como el de la teología kenótica en la que el discurso creyente pretende una visión más completa de la realidad mediante el reconocimiento e integración de las adquisiciones científicas.

El 22 de septiembre, el doctor Antonio Lazcano Araujo, en su conferencia “sobre el origen de la vida”, precisó que la vida, en cuanto fenómeno empírico, puede ser descrito pero no definido. Esta puntualización supone, por una parte, que la vida en cuanto evento biológico exige una observación secular que, sin embargo, por otra parte, no logra disolver el misterio que implica sus orígenes.

“¿Es, pues, la vida un problema científico o filosófico?”, fue la pregunta que guió la intervención del doctor Rafael Martínez en el panel del día. En su opinión, la comprensión de la vida implica una dimensión que aunque no es empírica, no es por esto, algo puramente exterior. No hay pues, lugar para las interpretaciones extremas del mecanicismo o del vitalismo, así como tampoco cabe la disyuntiva: comprensión filosófica o científica. Por tanto, no se puede aceptar que las cuestiones relativas a la vida son puramente científicas.

“La recepción de la teoría evolutiva en la Iglesia católica” fue el tema de la segunda conferencia, también a cargo del doctor Martínez. Haciendo un recuento crítico de los escritos de algunos teólogos católicos que fueron puestos en el Índice, se llegó a la conclusión de que en la prohibición de dichas obras no estuvo nunca implicada una postura oficial del Magisterio de la Iglesia contra la teoría de la evolución.

Como señaló luego el doctor Héctor Velázquez, en América Latina y, particularmente, en México, el influjo positivista del racionalismo ilustrado facilitó la asimilación del darwinismo como sinónimo de progreso. Puede decirse que el simplismo de esta equiparación es el que fundamenta, hasta el presente, la consideración de la Iglesia como una Institución retrógrada, anclada en la cosmovisión del oscurantismo medieval.

El 23 de septiembre, la conferencia del doctor Miguel Chávez Dagostino inauguraba el análisis de los orígenes desde la perspectiva cosmológica. El ponente inventarió los fenómenos observables que llevaron a postular el problema del origen del cosmos y enumeró también, los eventos científicos que hicieron posible la configuración de los métodos que permitieron la observación de los fósiles estelares dejados por una gran explosión ocurrida hace unos 13 ó 14 mil millones de años. Sin embargo, concluyó el doctor Chávez, quedan muchas incógnitas por despejar.

El fin del universo fue también tema de reflexión de la conferencia del doctor Manuel Rodríguez Franco, así como del panel en el que participó el doctor Martínez. Este último precisó que la cuestión sobre el fin, más allá del problema de la duración, plantea la universal inquietud por el sentido de la totalidad. Para el razonamiento cristiano, en particular, la pregunta por el sentido ayuda a comprender la creación no tanto como la obra realizada por Dios en los inicios de todo, sino a Dios mismo como la causa y fundamento último de la realidad.

El 24 de septiembre se volvió la mirada hacia la estructura molecular de la biología humana. El doctor Francisco Javier Marcó Bach habló sobre “la evolución de la reproducción humana”. El panel de especialistas recordó que la secuencia completa del genoma humano en el 2003, es sólo una muestra de los avances de la genética y la biotecnología, por lo que se debe advertir que semejante poder tecnológico entraña el peligro de la confusión de la identidad humana.

El 25 de septiembre se constató con optimismo que el diálogo entre las ciencias empíricas, la filosofía y la teología es un quehacer en evolución y no una especie en extinción. Los participantes se comprometieron a acrecentar sus conocimientos “en el área propia de estudio con una actitud crítica, siempre abierta a la búsqueda de una verdad a la que es posible aproximarse desde diversas perspectivas”.

Por lo que expresaron el deseo de que “la conclusión de este coloquio no sea el final, sino el feliz comienzo de un creciente esfuerzo personal e institucional que favorezca un enriquecedor intercambio de conocimientos”. Un intercambio al que se ha ofrecido la Universidad Pontificia de México como espacio dialogal.
Envìa esta noticia a un amigo

arriba


El Estado mexicano de Oaxaca adopta una legislación contra el aborto

La Iglesia seguirá defendiendo la vida, afirma el arzobispo

OAXACA, lunes 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.orgEl Observador). La Iglesia católica en México mantendrá la postura de defender la vida en todas sus formas y en todas sus expresiones, manifestó el día de ayer, en conferencia de prensa, el arzobispo de Oaxaca, monseñor José Luis Chávez Botello.

Oaxaca es la entidad número 17 que en México adopta una legislación contraria a la despenalización del aborto, tal y como sucedió en abril de 2007 por parte del Distrito Federal, entidad que alberga a la capital de la República mexicana, hoy gobernada por la izquierda.

Desde entonces, 17 de los 31 estados restantes han decidido defender la vida desde la concepción hasta la muerte natural, siendo la última de ellas Oaxaca.

“La Iglesia católica siempre saldrá en defensa de la vida, en todas sus etapas y manifestaciones; no nos toca solucionar las demandas jurídicas, pero tenemos los medios del diálogo, la oración y la convicción de la fe”, subrayó monseñor Chávez Botello a los medios locales de prensa.

Más adelante, el arzobispo de Oaxaca definió la situación diciendo que nadie que se diga católico puede atentar contra la vida, esa persona, dijo, “no es católico practicante ni creyente, sino católico bajo boleta”.

Con respecto al creciente alcoholismo que vive el Estado de Oaxaca, mayoritariamente de población indígena, monseñor Chávez Botello subrayó que se trata de “otra epidemia tan grave como la del virus de la influenza humana; una epidemia que va arraigándose cada vez más en la sociedad, donde no hay alertas ni defensa, mientras destruye cada vez más vidas y desintegra a las familias”.

Informes recientes dan a conocer que uno de cada cuatro varones mexicanos tiene problemas de alcoholismo; mientras que en Oaxaca la proporción sube a cerca 30 por ciento de la población masculina mayor de 15 años de edad.

“En México –dijo monseñor Chávez Botello– el alcoholismo es la primera causa de muerte entre personas de 15 a 40 años de edad, es el culpable de 60 por ciento de los accidentes y del 60 por ciento de la violencia intrafamiliar”.

“Existen en nuestro país –finalizó el arzobispo de Oaxaca– más centros de vicio que escuelas o lugares de diversión sana”.

Envìa esta noticia a un amigo

arriba


La Iglesia en El Salvador, preocupada por la situación de Honduras

SAN SALVADOR, lunes 28 de septiembre de 2009 ((ZENIT.org-El Observador).- Frente a los momentos de crisis que vive Honduras, el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, manifestó el día de ayer, en rueda de prensa, su preocupación y la de la Iglesia católica salvadoreña por la situación del vecino país centroamericano.

Más aún cuando el gobierno de facto ha extendido, también desde ayer y por 45 días, la restricción de garantías individuales, e impuesto virtual toque de queda en todo el territorio hondureño, eliminando la libertad de movimiento, de expresión y de concentración, entre otras prohibiciones.

Tras el golpe que depuso al gobierno de Manuel Zelaya y el regreso de éste –de forma encubierta– al territorio hondureño, instalándose en la Embajada de Brasil, el conflicto se ha agravado a niveles de alrma. Ha habido saqueos e insurrección pública en Honduras, y la relación del país centroamericano con el resto del continente, se ha deteriorado paulatinamente.

El día de ayer se le impidió el paso a una delegación de la Organización de los Estados Americanos (la OEA) y se le impuso un ultimátum a Brasil para que deponga su actitud de protección a Manuel Zelaya en su Embajada, misma que ha sido centro de diversos ataques por las fuerzas del gobierno de facto.

Ante este cúmulo de acontecimientos, monseñor Escobar Alas dijo que la Iglesia salvadoreña “está muy preocupada por la situación de Honduras y por el bien y la paz en aquella hermana República”

Al concluir la misa dominical en la capital de El Salvador, el arzobispo de San Salvador dijo que los católicos salvadoreños “oramos por Honduras y quisiéramos la paz en aquel país y muchas bendiciones del Señor”.

Hay que recordar que Honduras y El Salvador sostuvieron un breve conflicto armado que duró 6 días en el mes de julio de 1969, conflicto que se llamó “la guerra del fútbol” y que terminó con mil 900 muertes, incluyendo civiles, de ambos bandos.

Desde entonces, ha sido la Iglesia católica la que ha restaurado los lazos de unión y reconciliación entre los dos países de centroamérica.

[Por Jaime Septién]

Envìa esta noticia a un amigo

arriba


El español Emili Turú, nuevo superior general de los Hermanos Maristas

Elegido en el 21 Capítulo General

ROMA, lunes, 28 septiembre 2009 (ZENIT.org).- El 21 Capítulo General de los Hermanos Maristas, reunido en Roma del 8 de septiembre al 10 de octubre, eligió el 26 de septiembre, como superior general, al hermano Emili Turú Rofes y como vicario, al hermano Joseph Mc Kee por un período de ocho años.

El hermano Emili Turú –informan a ZENIT los Hermanos Maristas–, es natural de Barcelona, España, y tiene 54 años de edad. Ha sido provincial de la Provincia marista de l’Hermitage durante tres años y consejero general durante los últimos ocho años del mandato del hermano Seán Sammon, superior general, que acaba de concluir su mandato.

Le acompañará en su trabajo, durante los próximos ocho años, como vicario general, el hermano Joseph Mc Kee, natural de Glasgow, Escocia. El hermano Joseph ha prestado sus servicios durante dos décadas en África como profesor, en el centro de formación marista de Nairobi, y como superior y formador. En la actualidad era el provincial de Europa Centro-Oeste.

La convocatoria de este 21 Capítulo General ha congregado a 83 capitulares que representan a más de 3.700 hermanos, y unos 43.000 laicos, esparcidos por todo el mundo donde colaboran en la educación de más de 660.000 niños y jóvenes, en 79 países, de los cinco continentes.

La obra marista hace presente el carisma de Champagnat en centros de atención social, escuelas de diversos niveles y en centros universitarios.

Durante dos años todo el Instituto marista ha realizado un intenso proceso de preparación en el que han participado tanto los hermanos como los laicos.

Con la propuesta dinamizadora de suscitar “corazones nuevos para un mundo nuevo” se ha recogido el sentir de las diversas regiones del mundo marista a través de unas “cartas” elaboradas en cada región del Instituto.

El Capítulo está empeñado en discernir y dar respuesta a la llamada fundamental que Dios hace al Instituto marista para los próximos ocho años. Esta llamada incluye la calidad de la consagración como hermano en un mundo de confrontación y división, el servicio a los niños y jóvenes pobres, y caminar juntos, hermanos y laicos, al estilo de María.

Como consecuencia de esta llamada fundamental se estudian diversos temas relacionados con la vida y misión del Instituto marista para armonizarlos con las exigencias que plantea esta llamada para el mundo de hoy.

El Capítulo General ha prestado una atención especial al laicado marista. Doce laicos, procedentes de diversas regiones del mundo, invitados por el hermano superior general y su Consejo, han participado en las reflexiones del Capítulo durante quince días. Como resultado de estos contactos han dejado a los hermanos capitulares un mensaje destinado a todo el Instituto en el que manifiestan sus expectativas de futuro y su compromiso de colaborar en la difusión del carisma marista.

Se puede acceder a más información sobre el 21 Capítulo General y sobre la obra marista en el mundo en la página web del Instituto: www.champagnat.org.
Envìa esta noticia a un amigo

arriba


Fundación Wallenberg aplaude la reanudación de la Jornada Judeocristiana

Pide a los rabinos que recen por los cristianos salvadores del Holocausto

NUEVA YORK, lunes, 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- La Fundación Internacional Raoul Wallenberg ha celebrado la reanudación de la Jornada de Reflexión Judeocristiana, anunciada el pasado martes 22 de septiembre en Italia.

El beneplácito de la ONG educativa, que cuenta con las adhesiones de centenares de jefes de estado y personalidades galardonadas con el Premio Nobel, ha sido transmitido por su fundador, el argentino Baruj Tenembaum, en declaraciones exclusivas para la agencia de noticias ZENIT.

“Felicitamos a todos los factores judíos y católicos involucrados en este anuncio. En vísperas de la más sagrada de las fechas judías, Yom Kipur (Día del Perdón), la Fundación Wallenberg pide a todos los rabinos del mundo que reciten un Kadish (recuerdo y plegaria por los fallecidos) dedicado a todos los católicos que salvaron judíos durante la Shoá”, señala Tenembaum.

El fundador aclara que el Kadish es una plegaria especial y única, en idioma arameo, y que si bien está dedicada a la memoria de los muertos y dirigida al Creador, no menciona ni a Dios ni a los muertos.

“Se trata de una redacción curiosa y singular, elogiada por  generaciones. Además, es una oración respetada y recitada por todos los sectores de judaísmo, desde los reformistas hasta los ortodoxos”, explica.

Al mismo tiempo, Tenembaum sostuvo que “rezar el Kadish por una persona no judía es una práctica poco común pero justificada y que cuenta con el apoyo de la Halajá (conjunto de leyes religiosas del judaísmo). Recientemente, el rabino Oshry, de la Yeshiva Or Sameaj, en Israel, hizo una resolución halájica que señala lo siguiente: “esta claramente permitido decir Kadish en memoria de una persona gentil que salvó tantas vidas judías. Quiera el Todopoderoso, quien otorga riqueza al pueblo judío, que otorgue riqueza a todos aquellos no-judíos generosos que se arriesgan para salvar judíos”.

El anuncio de la reiniciación de la Jornada de Reflexión en Italia fue realizado luego de un encuentro entre el cardenal Angelo Bagnasco, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana y los rabinos Giuseppe Laras, presidente de la Asamblea Rabínica Italiana y Riccardo Di Segni, rabino jefe de la comunidad judía de Roma.

“La Fundación Wallenberg junto a la Casa Argentina en Israel Tierra Santa recorren desde el pontificado de Juan XXIII –el Papa salvador de judíos, precisamente– el camino del encuentro y la reconciliación”, aclara Tenembaum.

“Una de las muestras de este compromiso es el Mural Conmemorativo de las Víctimas del Holocausto, instalado en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires gracias a la decisión histórica del ex cardenal Primado Antonio Quarracino. El Mural, símbolo sin precedentes del recuerdo por los judíos exterminados emplazado en un templo católico, tiene su réplica en la Iglesia Vaterunser de Berlín, a cargo de la Pastora Annemarie Werner”, finalizó el fundador.

Más información: www.raoulwallenberg.net

Por Jesús Colina
Envìa esta noticia a un amigo

arriba


Flash


Posible visita papal al Reino Unido

LONDRES, lunes 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- El presidente de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales espera una posible visita papal al Reino Unido para el próximo año.

Monseñor Vincent Nichols, arzobispo de Westminster dijo esto en una nota publicada por la web diocesana el pasado miércoles, después de que algunos servicios de noticias del país informaran de que fuentes del Gobierno esperan próximamente un anuncio oficial de la Santa Sede en este sentido.

“Estamos motivados y encantados sobre la noticia que se ha publicado sobre la posible visita oficial del Papa Benedicto XVI al Reino Unido el próximo año”, afirma el arzobispo.

“Estamos contentos de que el Papa haya considerado las invitaciones recibidas por parte del Gobierno de Su Majestad, que concuerdan con los deseos y peticiones expresadas también por los obispos de Inglaterra y Gales”.

“La perspectiva de una visita del Papa Benedicto nos llena de gozo”, añade.

El Papa Juan Pablo II ha sido el último papa en visitar Gran Bretaña, en el año 1982.

Envìa esta noticia a un amigo

arriba


Entrevistas


Senadora Italiana advierte sobre los peligros de la RU486

Entrevista a Paola Binetti

ROMA, lunes 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Querer facilitar el aborto por medio de una píldora no reduce los traumas ni las heridas que este procedimiento puede dejar en una mujer y a la institución familiar. Y menos disminuye el atentado contra la vida del no nacido.

Así lo aclaró en entrevista con Zenit la senadora italiana Paola Binetti, directora del Departamento para la búsqueda educativa y didáctica en la universidad Campus Bio – Medica de Roma.

El pasado 30 de julio, la agencia Italiana del Farmaco AIFA, dio vía libre a la utilización de la píldora abortiva RU486. La senadora Binetti habló de las contradicciones de esta nueva medida, así como de las consecuencias morales y físicas de quien consume este fármaco para eliminar la vida del no nacido.

La senadora mostró su preocupación sobre cómo su país da así un nuevo paso atrás en materia de defensa de la vida, después de que hace 30 años fue aprobada la ley 194 en Italia que despenaliza el aborto en algunos casos.

-¿Que consecuencias tanto morales como legales trae el consumo de este fármaco?

Paola Binetti: El consumo de la RU486 no es otra cosa que un aborto que como tal tiene siempre las siguientes características: siempre es un drama, no es nunca un derecho, implica la pérdida de una criatura humana.

Hay siempre una alianza muy estrecha que se establece entre la madre y el hijo en cada embarazo. Que la mujer aborte quirúrgicamente o que aborte farmacológicamente, desde el punto de vista moral, no trae diferencias sustanciales.

La diferencia puede ser el hecho de que se está haciendo una política de comercialización del RU 486 que como generalmente ocurre, tiende a maximizar las ventajas de la píldora y a minimizar los aspectos más problemáticos. Entre las las ventajas que propagan está la de la sencillez en el uso. Hay de alguna manera un “progreso tecnológico” que te hace pensar que abortar de esta manera puede ser menos doloroso, más discreto. Pero los hechos son muy diferentes.

La mujer que aborta ingiriendo la RU 486 hasta ahora se ha siempre regido de esta manera: va al hospital, recibe la receta y la medicina, el médico acepta que asume las consecuencias cuando la mujer regrese a su casa.

El mecanismo del aborto proporciona la separación del niño de la pared del útero y luego la eliminación a través de la hemorragia. En algunos casos, cuando la suministración ha superado la séptima semana, las mujeres describen que tanto la intensidad como la duración de los dolores es superior a la del aborto quirúrgico que es más rápido y controlado.

-¿Cuáles son las manipulaciones que hay detrás de este lobby anti vida?

Paola Binetti: Se hace un marketing con una serie de ventajas que no son ciertas. De hecho, practicado de otra maneras, puede ser más prolongado el tiempo del aborto menos doloroso pero no se debe de ningún modo, pensar que quien ataca la RU 486 lo hace porque sostiene el aborto quirúrgico. Lo que queremos es desmontar una especie de mito y una especie de atmósfera que se ha creado en torno al aborto farmacológico que dice “la mujer puede hacerlo en casa” y esto puede hacer caer en una menor conciencia de la gravedad de lo que se está haciendo.

La preocupación de la Iglesia no es porque este aborto sea más grave que el otro, porque graves son todos de la misma manera, sino porque este tipo de aborto puede reducir en la mujer la conciencia de que el aborto es cuestión de la vida humana.

Desde hace 30 años cuando Italia aprobó la ley 194 para la “interrupción voluntaria del embarazo” nada se ha hecho para tutelar la maternidad a través de esta responsabilidad social y mientras tanto se ha hecho mucho para hacer la interrupción voluntaria del embarazo en cierto sentido más segura, rápida, etc.

-¿A qué sector de la población cree que afecta más esta ley?

Paola Binetti: Creo que a las mujeres inmigrantes, porque las italianas tienen un mayor recurso a la anticoncepción. En Italia la natalidad es bajísima. Por cada pareja nacen 1,4 niños. Un riesgo que afecta más fácilmente a las mujeres inmigrantes para quienes la condición en la que se está la maternidad es muy difícil desde el punto de vista económico, desde el punto de vista de la seguridad del puesto de trabajo, el acceso a servicios, sobre todo si se trata de inmigrantes no regulares.

Pero lo que más preocupa es la difusión de la mentalidad abortiva. Por ejemplo, en China el aborto por mucho tiempo ha sido utilizado como control de la natalidad y han sido abortadas sobretodo las niñas. Tenemos ahora una generación totalmente descompensada.

-Usted en varios de sus escritos habla de la vocación de toda mujer a la maternidad sea física como espiritual. ¿Cómo cree que el aborto hiere esta vocación?

Paola Binetti: Es la mentalidad abortiva la que hiere esta vocación. Creo personalmente que un exceso de concentración sobre sí misma, una mentalidad excesivamente individualista, es una antesala directa de la mentalidad abortiva. La maternidad es un dato que consagra, de alguna manera el cuerpo de la mujer en su más alta, extraordinaria y única capacidad de transmitir la vida.

Hasta ahora no se ha encontrado ninguna otra. Incluso cuando se piensa en la fecundación asistida, el cuerpo de la mujer se convierte en un hábitat natural, emotivo y también físico del bebé. La mujer que pierde esta sensibilidad no sólo pierde la sensibilidad de generar lazos, de generar relaciones, de crear redes y de construir un ambiente más humano y más rico. Esto es un empobrecimiento grandísimo para toda nuestra sociedad.

-¿Qué consecuencias psicológicas puede generar en la mujer el uso de esta píldora y la difusión de una mentalidad anti vida?

Paola Binetti: Todos nosotros conocemos con estudios realizados por psiquiatras y picoterapeutas lo que se llama el síndrome post aborto que tiene varias características similares a un síndrome post traumático de estrés. Para una mujer consciente, la pérdida del hijo queda como una herida para toda la vida y este hijo ausente se convierte en un acto irremediable que condiciona también la relación con los otros hijos. Siempre hay un hijo que no está más aquí. Permanece en la mujer la conciencia de que esto que ha hecho es algo grave.

Ciertamente después se da la argumentación que se da, que no podemos juzgar, que las condiciones de vida era muy difíciles pero lo que es claro es que nunca habrá razones suficientes para suprimir una vida. Es la misma persona quien conserva la idea de que si no hubiera ocurrido aquel aborto, quizás algunas cosas habrían sido diferentes. Esto altera la relación con sus compañeros, con sus hijos, con los hijos ausentes.

-¿Cómo cree que la lucha de los movimientos provida puede ser entendida no sólo como una lucha ideológica sino como la defensa de un derecho fundamental?

Paola Binetti: El instinto materno pertenece a la madurez de la mujer. De cualquier manera define el paradigma de que siempre hay una predisposición a la relación de cuidado. Incluso la mujer desde muy pequeña muestra en sus gestos una sensibilidad particular hacia las relaciones de cuidado. Desde que nace muestra una mayor atención a los lazos, al valor de la amistad, con esta mayor sensibilidad y riqueza emotiva que se traduce en una necesidad de estar con el otro.

No se puede banalizar ni reducir a una ideología. Dios confía el hombre a la mujer. Cuando la mujer da la espalda a esta misión, no es sólo el hombre, es toda la humanidad que pierde esta dimensión de fragilidad experimentada y aceptada propiamente desde el interior de la esperanza de quien cuida de nosotros.

[Por Carmen Elena Villa]
Envìa esta noticia a un amigo

arriba


Documentación


Benedicto XVI: la República Checa debe construir sobre su herencia cristiana

Discurso de despedida en el aeropuerto de Stará Ruzyně de Praga

PRAGA, lunes 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación el discurso de despedida pronunciado hoy por el Papa en su despedida en el aeropuerto de Stará Ruzyně de Praga, donde concluye su viaje apostólico a la República Checa.

******

Señor presidente,

señores cardenales,

queridos hermanos en el Episcopado,

excelencias,

señores y señoras.

En el momento de despedirme, deseo daros las gracias por vuestra generosa hospitalidad durante mi breve permanencia en este espléndido país. Le estoy particularmente agradecido a usted, señor Presidente, por sus palabras y por el tiempo transcurrido en su residencia. En esta fiesta de san Wenceslao, protector y patrono de su país, permitame una vez más dirigirle mis más vivas felicitaciones por su onomástico. Siendo también el onomástico de su excelencia monseñor Václav Malý, le dirijo también a él mis felicitaciones y deseo agradecerle por el duro trabajo realizado para coordinar la organización de mi visita pastoral a la República Checa.

Estoy profundamente agradecido al cardenal Vlk, a su excelencia monseñor Graubner y a todos aquellos que se han prodigado para asegurar el desarrollo ordenado de los diversos encuentros y celebraciones. Naturalmente incluyo en mis agradecimientos a las autoridades, a los medios de comunicación y a muchos voluntarios que han ayudado a regular el flujo de gente, y a todos los fieles que han rezado para que esta visita trajese buenos frutos a la nación checa y a la Iglesia en esta región.

Conservaré la memoria de los momentos de oración que he podido transcurrir junto con los obispos, los sacerdotes y los fieles de este país. Ha sido especialmente conmovedor, esta mañana, celebrar la misa en Stará Boleslav, lugar del martirio del joven duque Wenceslao, y venerarle ante su tumba el pasado sábado, dentro de la majestuosa catedral que domina el panorama de Praga. Ayer en Moravia, donde los santos Cirilo y Metodio dieron comienzo a su misión apostólica, pude reflexionar, en orante acción de gracias, sobre los orígenes del cristianismo en esta región y, efectivamente, en todas las tierras eslavas. La Iglesia en este país ha sido verdaderamente bendecida con un extraordinario ejército de misioneros y de mártires, como también de santos contemplativos, entre los que quisiera recordar particularmente a santa Inés de Bohemia, cuya canonización, hace veinte años, fue mensajera de la liberación de este país de la opresión atea.

Mi encuentro de ayer con los representantes de las otras comunidades cristianas me ha confirmado la importancia del diálogo ecuménico en esta tierra que ha sufrido tanto las consecuencias de la división religiosa en el tiempo de la guerra de los Treinta Años. Mucho se ha hecho ya para curar las heridas del pasado, y se han emprendido pasos decisivos en el camino de la reconciliación y de la verdadera unidad en Cristo. En la ulterior edificación de estos fundamentos sólidos, la comunidad académica tiene un papel importante que llevar a cabo, mediante una búsqueda de la verdad sin compromisos. Ha sido un placer para mí tener la oportunidad de encontrarme ayer con los representantes de las universidades de este país y de expresar mi aprecio por la noble misión a la que estos han dedicado la vida.

He sido particularmente feliz de encontrar a los jóvenes y e animarles a construir sobre las mejores tradiciones del pasado de esta nación, de modo particular sobre la herencia cristiana. Según un dicho atribuido a Franz Kafka, “Quien mantiene la capacidad de ver la belleza no envejece nunca” (Gustav Janouch, Conversaciones con Kafka). Si nuestro ojos permanecen abiertos a la belleza de la creación de Dios y nuestras mentes a la belleza de su verdad, entonces podremos verdaderamente esperar seguir siendo jóvenes y construir un mundo que refleje algo de la belleza divina, de modo que ofrezca inspiración a las futuras generaciones para hacer otro tanto.

Señor presidente, queridos amigos: una vez más os expreso mi agradecimiento, prometiendo recordaros en mis oraciones y llevaros en mi corazón. ¡Que Dios bendiga a la República Checa! ¡Que el Niño Jesús de Praga siga inspirando y guiando a Ella a todas las familias de la nación! ¡Que Dios os bendiga a todos!

[Traducción del original italiano por Inma Álvarez]

Envìa esta noticia a un amigo

arriba


Mensaje del Papa a los jóvenes: sois la esperanza de la Iglesia

Durante el Viaje Apostólico a la República Checa

STARÁ BOLESLAV, lunes 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación el Mensaje que el Papa ha dirigido esta mañana, al término de la Santa Misa celebrada en la vía de Melnik (Stará Boleslav), a los jóvenes congregados con motivo de la celebración del martirio de san Wenceslao, patrón de la República Checa.

******

Queridos jóvenes

Al final de esta celebración, me dirijo directamente a vosotros y ante todo os saludo con afecto.

Habéis venido en gran número de todo el país y también de los países vecinos; habéis “acampado” aquí ayer por la tarde y habéis dormido en las tiendas, haciendo juntos una experiencia de fe y de fraternidad. Gracias por esta presencia vuestra, que me hace sentir el entusiasmo y la generosidad que son propios de la juventud. ¡Con vosotros el Papa se siente joven! Un agradecimiento particular dirijo a vuestro representante por sus palabras y por el maravilloso regalo.

Queridos amigos, no es difícil constatar que en todo joven hay una aspiración a la felicidad, quizás mezclada con un sentimiento de inquietud; una aspiración que sin embargo a menudo la actual sociedad de consumo aprovecha de forma falsa y alienante. Es necesario en cambio valorar seriamente el anhelo a la felicidad que exige una respuesta verdadera y exhaustiva. A vuestra edad se realizan de hecho las primeras grandes elecciones, capaces de orientar la vida hacia el bien o hacia el mal. Por desgracia no son pocos vuestros coetáneos que se dejan atraer por espejismos ilusorios de paraísos artificiales para encontrarse después en una triste soledad. Hay también sin embargo muchos chicos y chicas que quieren transformar, como ha dicho vuestro portavoz, la doctrina en acción para dar un sentido pleno a sus vidas. Os invito a todos a mirar a la experiencia de san Agustín, que decía que el corazón de toda persona está inquieto hasta que no encuentra lo que verdaderamente busca. Y él descubrió que sólo Jesucristo era la respuesta satisfactoria al deseo, suyo y de cada hombre, de una vida feliz, llena de significado y de valor (cfr Confesiones I,1,1).

Como hizo con san Agustín, el Señor sale al encuentro de cada uno de vosotros. Llama a la puerta de vuestra libertad y pide ser acogido como amigo. Os quiere hacer felices, llenaros de humanidad y de dignidad. La fe cristiana es esto: el encuentro con Cristo, Persona viva que da a la vida un nuevo horizonte y son ello la dirección decisiva. Y cuando el corazón de un joven se abre a sus designios divinos, no le resulta muy difícil reconocerle y seguir su voz. El Señor llama de hecho a cada uno por su nombre y quiere confiar a cada uno una misión específica en la Iglesia y en la sociedad. Queridos jóvenes, tomad conciencia de que el Bautismo os ha hecho hijos de Dios y miembros de su Cuerpo que es la Iglesia. Jesús os renueva constantemente la invitación a ser sus discípulos y sus testigos. A muchos de vosotros os llama al matrimonio y la preparación a este Sacramento constituye un verdadero camino vocacional. Considerad por tanto seriamente la llamada divina a construir una familia cristiana y que vuestra juventud sea el tiempo de construir con sentido y responsabilidad vuestro futuro. ¡La sociedad necesita familias cristianas, familias santas!

Si después el Señor os llama a seguirle en el sacerdocio ministerial o en la vida consagrada, no dudéis en responder a su invitación. En particular, en este Año Sacerdotal, os hago un llamamiento a vosotros, jóvenes: estad atentos y disponibles a la llamada de Jesús a ofrecer la vida al servicio de Dios y de su pueblo. La Iglesia, también en este país, necesita numerosos y santos sacerdotes y personas totalmente consagradas al servicio de Cristo, Esperanza del mundo.

¡La esperanza! Esta palabra, sobre la que vuelvo a menudo, se conjuga precisamente con la juventud. ¡Vosotros, queridos jóvenes, sois la esperanza de la Iglesia! Esta espera que vosotros os hagáis mensajeros de la esperanza, como sucedió el año pasado, en Australia, para la Jornada Mundial de la Juventud, gran manifestación de fe juvenil, que pude vivir personalmente y a la que algunos de vosotros tomasteis parte. Muchos más podréis venir a Madrid en agosto de 2011. Os invito desde ahora a esta gran reunión de los jóvenes con Cristo en la Iglesia.

Queridos amigos, gracias una vez más por vuestra presencia y gracias por vuestro regalo: el libro con las fotos que cuentan la vida de los jóvenes en vuestras diócesis. Gracias también por el signo de vuestra solidaridad con los jóvenes de África, que habéis querido entregarme. El Papa os pide que viváis con alegría y entusiasmo vuestra fe; que crezcáis en unidad entre vosotros y con Cristo; que recéis y que seáis asiduos en la práctica de los sacramentos, en particular de la Eucaristía y de la Confesión; que cuidéis vuestra formación cristiana permaneciendo siempre dóciles a las enseñanzas de vuestros Pastores. Que os guíe en este camino san Wenceslao con su ejemplo y su intercesión, y que siempre os proteja la Virgen María, Madre de Jesús y Madre nuestra. ¡Os bendigo a todos con afecto!

[Traducción de la versión italiana por Inma Álvarez

©Libreria Editrice Vaticana]

Envìa esta noticia a un amigo

arriba


Benedicto XVI: san Wenceslao, el vencido que venció

Homilía en el día del patrón de la República Checa

STARÁ BOLESLAV, lunes 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación la homilía pronunciada hoy por el Papa Benedicto XVI, en la Eucaristía celebrada esta mañana en la vía Melnik, en Stará Boleslav, con motivo de la fiesta nacional de san Wenceslao, patrón de la República Checa, donde el Santo Padre se encuentra estos días de Visita Apostólica.

******

Señores cardenales,

venerados hermanos en el Episcopado y en el Sacerdocio,

queridos hermanos y hermanas,

queridos jóvenes,

con gran alegría os encuentro esta mañana, mientras se va concluyendo mi viaje apostólico a la amada República Checa.

Dirijo a todos mi cordial saludo, de modo particular al cardenal arzobispo, al que estoy agradecido por las palabras que me ha dirigido en vuestro nombre, al principio de la celebración eucarística. Mi saludo se extiende también a los otros cardenales, a los obispos, a los sacerdotes y a las personas consagradas, a los representantes de los movimientos y de las asociaciones laicales y especialmente a los jóvenes. Saludo con deferencia al señor Presidente de la República, al que presento un cordial augurio con ocasión de su fiesta onomástica; augurio que quiero extender a todos aquellos que llevan el nombre de Wenceslao, y a todo el pueblo checo en el día de su fiesta nacional.

Esta mañana nos reúne en torno al altar el recuerdo glorioso del mártir san Wenceslao, del que he podido venerar su reliquia, antes de la Santa Misa, en la basílica dedicada a él. Él derramó su sangre sobre vuestra tierra y su águila, elegida por vosotros como símbolo de esta visita – lo ha recordado hace poco vuestro cardenal arzobispo – constituye el emblema histórico de la noble nación checa. Este gran santo, que a vosotros os gusta llamar “eterno” Príncipe de los Checos, nos invita a seguir fielmente a Cristo, nos invita a ser santos. Él mismo es modelo de santidad para todos, especialmente para cuantos guían la suerte de las comunidades y de los pueblos. Pero nos preguntamos: ¿en nuestros días la santidad es aún actual? ¿O no es más bien un tema poco atrayente e importante? ¿No se buscan hoy más el éxito y la gloria de los hombres? ¿Cuánto dura, sin embargo, y cuanto vale el éxito terrenal?

El siglo pasado – y esta tierra vuestra ha sido testigo de ello – ha visto caer a no pocos poderosos, que parecían haber alcanzado alturas casi inalcanzables. De repente se encontraron privados de su poder. Quien negaba y sigue negando a Dios y, en consecuencia, no respeta al hombre, parece tener la vida fácil y conseguir un éxito material. Pero basta rascar la superficie para constatar que, en estas personas, hay tristeza e insatisfacción. Sólo quien conversa en el corazón el santo “temor de Dios” tiene confianza también en el hombre y emplea su existencia en construir un mundo más justo y más fraterno. Hoy se necesitan personas que sean “creyentes” y “creíbles”, dispuesta a difundir en cada ámbito de la sociedad esos principios e ideales cristianos en los que se inspira su acción. Esto es la santidad, vocación universal de todos los bautizados, que empuja a cumplir el propio deber con fidelidad y valentía, mirando no al propio interés egoísta, sino al bien común, y buscando en todo momento la voluntad divina.

En el pasaje evangélico hemos escuchado, al respecto, palabras muy claras: “¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si arruina su vida? O ¿qué puede dar el hombre a cambio de su vida?” (Mt 16,26). Nos estimula así a considerar que el valor auténtico de la existencia humana no se mide sólo con los bienes terrenales y los intereses pasajeros, porque no son las realidades materiales las que apagan la sed profunda de sentido y de felicidad que hay en el corazón de cada persona. Por esto Jesús no duda en proponer a sus discípulos el camino “estrecho” de la santidad: “Quien pierda su vida por mí, la encontrará” (v. 25). y con decisión nos repite esta mañana: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (v. 24). Ciertamente es un lenguaje duro, difícil de aceptar y de poner en práctica, pero el testimonio de los santos y de las santas nos asegura que es posible a todos, si uno se fía y se confía a Cristo. Su ejemplo nos anima a los que nos llamados cristianos a ser creíbles, No basta de hecho parecer buenos y honrados, hay que serlo realmente. Y bueno y honrado es aquel que no cubre con su yo la luz de Dios, no se pone delante a sí mismo, sino que deja ver a Dios a través suya.

Esta es la lección de vida de san Wenceslao, que tuvo el valor de anteponer el reino de los cielos a la fascinación del poder terrenal. Su mirada no se despegó nunca de Jesucristo, que sufrió por nosotros, dejándonos un ejemplo, para que sigamos sus huellas, como escribe san Pedro en la segunda lectura proclamada hace poco. Como dócil discípulo del Señor, el joven soberano Wenceslao se mantuvo fiel a las enseñanzas evangélicas que le había impartido su santa abuela, la mártir Ludmilla. Siguiéndolas, aún antes de comprometerse en la construcción de una convivencia pacífica dentro de la Patria y con los países limítrofes, se empeñó en propagar la fe cristiana, llamando a sacerdotes y construyendo iglesias. En la primera “narración” paleoeslava se lee que “socorría a los ministros de Dios y embelleció muchas iglesias” y que “beneficiaba a los pobres, vestía a los desnudos”, daba de comer a los hambrientos, acogía a los peregrinos, precisamente como quiere el Evangelio. No toleraba que se hiciera injusticia a las viudas, amaba a todos los hombres, fueran ricos o pobres”. Aprendió del Señor a ser “misericordioso y piadoso” (Salmo respon.)y animado de espíritu evangélico llegó a perdonas incluso al hermano, que había atentado contra su vida. Justamente, por tanto, lo invocáis como “Heredero” de vuestra nación y, en un canto muy conocido por vosotros, le pedís que ésta no perezca.

Wenceslao murió mártir por Cristo. Es interesante notar que el hermano Boleslao consiguió, matándolo, apoderarse del trono de Praga, pero la corona que seguidamente se imponían sobre la cabeza sus sucesores no llevaba su nombre. Lleva en cambio el nombre de Wenceslao, testimoniando de que “el trono del rey que juzga a los pobres en la verdad permanecerá firme para siempre” (cfr Oficio de lecturas de hoy). Este hecho se juzga como una maravillosa intervención de Dios, que no abandona a sus fieles: “el inocente vencido venció al cruel vencedor igualmente a Cristo sobre la cruz (cfr La leyenda de san Wenceslao), y la sangre del mártir no pedía odio y venganza, sino perdón y paz.

Queridos hermanos y hermanas, demos gracias juntos, en esta Eucaristía, al Señor por haber dado a vuestra patria y a la Iglesia a este santo soberano. Oremos al mismo tiempo para que, como él, también nosotros caminemos con paso firme hacia la santidad. Ciertamente es difícil, porque la fe siempre está expuesta a múltiples desafíos, pero cuando uno se deja atraer por Dios que es Verdad, el camino se hace decidido, porque se experimenta la fuerza de su amor. Que nos obtenga esta gracia la intercesión de san Wenceslao y de los otros santos protectores de las Tierras Checas. Que nos proteja y asista siempre María, Reina de la Paz y Madre del Amor, Amén.

[Traducción de la versión italiana por Inma Álvarez

©Libreria Editrice Vaticana]
Envìa esta noticia a un amigo

arriba


Saludo del Papa en la iglesia donde se venera el Niño de Praga

Pide por todas las familias y niños del mundo

PRAGA, lunes, 28 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Publicamos a continuación el saludo que Benedicto XVI dirigió a los cardenales, el alcalde de Praga y otras autoridades y fieles, el pasado sábado 26 de septiembre, durante su visita apostólica a la República Checa, en la iglesia de Santa María de la Victoria (Praga), en la que se venera la figura del Niño Jesús de Praga.

* * *

Señores cardenales,

Señor alcalde y distinguidas autoridades,

queridos hermanos y hermanas,

queridos niños,

dirijo a todos mi cordial saludo y expreso la alegría de visitar esta Iglesia, dedicada a Santa María de la Victoria, donde se venera la efigie del Niño Jesús, conocida por todos como el “Niño de Praga”.

Agradezco a monseñor Jan Graubner, presidente de la Conferencia Episcopal, por sus palabras de bienvenida en nombre de todos los obispos. Dirijo un saludo especial al alcalde y al resto de autoridades civiles y religiosas que han querido estar presentes en este encuentro.

Os saludo a vosotras, queridas familias, que habéis venido a encontraros conmigo en un número tan elevado.

La imagen del Niño Jesús lleva a pensar rápidamente en el misterio de la Encarnación, el Dios Omnipotente que se ha hecho hombre y ha vivido durante 30 años en la humilde familia de Nazaret, confiado por la Providencia al atento cuidado de María y de José. El pensamiento se dirige a vuestras familias y a todas las familias del mundo, con sus alegrías y dificultades. A la reflexión unimos la oración, pidiendo al Niño Jesús el don de la unidad y de la concordia para todas las familias. Pensamos especialmente en aquellos jóvenes que deben esforzarse tanto para dar a sus hijos seguridad y un porvenir digno. Rezamos por las familias en dificultad, probadas por la enfermedad y el dolor, por las que están en crisis, desunidas o laceradas por la discordia y la infidelidad. Todas las confiamos al Santo Niño de Praga, sabiendo lo importante que es su estabilidad y concordia para el verdadero progreso de la sociedad y para el futuro de la humanidad.

La efigie del Niño Jesús, con la ternura de su infancia, nos hace también percibir la cercanía de Dios y de su amor. Comprendemos cuán preciosos somos a sus ojos porque, gracias a Él, nos convertimos en hijos de Dios. Todo ser humano es hijo de Dios y por tanto nuestro hermano y, como tal, debe ser acogido y respetado.

¡Que nuestra sociedad pueda comprender esta realidad! Cada persona humana sería entonces valorada no por lo que hace, sino por lo que es, porque en el rostro de cada ser humano, sin distinción de raza y cultura, brilla la imagen de Dios.

Esto vale sobre todo para los niños. En el Santo Niño de Praga contemplamos la belleza de la infancia y la predilección que Jesucristo ha manifestado siempre hacia los pequeños, como leemos en el Evangelio (cf. Mc 10, 13-16). ¡Cuántos niños en cambio no son amados, acogidos ni respetados! ¡Cuántos son víctimas de la violencia y de explotación por parte de personas sin escrúpulos! Que puedan reservarse a los menores el respeto y la atención debida a ellos: los niños son el futuro y la esperanza de la humanidad.

Quería ahora dirigiros unas palabras particulares a vosotros, queridos niños, y a vuestras familias.

Habéis venido muchos a encontraros conmigo y os lo agradezco de corazón. Vosotros, que sois los predilectos del corazón del Niño Jesús, sabed corresponder a su amor y, siguiendo su ejemplo, sed obedientes, gentiles y caritativos. Aprender a ser, como Él, el confort de vuestros padres. Sed verdaderos amigos de Jesús y recurrid a Él con confianza siempre. Rezadle por vosotros mismos, por vuestros padres, familiares, profesores y amigos y rezadle también por mí. Gracias de nuevo por vuestra acogida y os bendigo de corazón mientras invoco para todos la protección del Santo Niño Jesús, de su Madre Inmaculada y de San José.

[Traducción del original en italiano por Patricia Navas]

Envìa esta noticia a un amigo

arriba


ZENIT es una agencia internacional de información.

Visite nuestra página http://www.zenit.org

Para suscribirse/darse de baja: http://www.zenit.org/spanish/subscribe.html

Para cualquier información: http://www.zenit.org/spanish/contactanos.html

* * * * * * * * * * * * * * * *

La reproducción de los servicios de Zenit requiere el permiso expreso del editor:
http://www.zenit.org/spanish/permisos.html

(c) Innovative Media Inc.



El Papa en la República Checa corona al Niño Jesús de Praga

Etiquetas: ,

Una respuesta to “Estar abiertos a la belleza para reflejar la belleza divina, pide el Papa”

  1. Alfonso Says:

    Quiero ia Lourdes, en peregrinacón desde Carlet, ero no encuentro el modo.
    Me gustaría integrame en algún grupo en septembr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: