Peregrinación 2009 a Fátima de los Heraldos del Evangelio de Valencia

by

102109_1614_PEREGRINACI1.jpgDe nuevo un año más peregrinamos al Santuario de Fátima, cada vez parece ser la primera tanto para la gente que lo hace por primera vez como para los que solemos ser asiduos, puesto que el encuentro con nuestra Madre eleva nuestra alma y nos predispone para alcanzar cotas más altas de unión con Ella. Es una respuesta a la petición de Nuestra Señora: “Es necesario que se enmienden; que pidan perdón de sus pecados y no ofendan más a Dios que ya está muy ofendido”.

El autobús se llenó muy pronto este año. Ya a mediados de septiembre no quedaban plazas. Este año vino un grupo numeroso y muy simpático de Caudiel-Segorbe (Castellón) y también de las parroquias valencianas de la Natividad de Burjassot, de Capuchinos, de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa y del Buen Consejo, nuestras amigas de Buñol tan queridas, nuestros terciarios de Mislata,Valencia e incluso Granada, y Lucía Lusaková de Eslovenia y un largo etc… En resumen un grupo homogéneo y con personas de gran espiritualidad. El “capellán” era el Rvdo. P. Rafael Ibarguren, E.P., “acolitado” por otros dos heraldos de Madrid y Toledo.

El viaje, la verdad que resulta agotador, pues hay que cruzar la península de un extremo a otro. Salimos el 9 de octubre, viernes, a las 00:00 y se llega a Fátima alrededor de las 13:00. Pero con todo, el viaje se hace entretenido. A partir del desayuno que se realiza a las 9:00 se reza laudes, se da una explicación de lo que son los Heraldos, qué hacemos, nuestro carisma, etc., se proyectó una película sobre Fátima y se concluye con el rezo del Santo Rosario. Como estamos en una “peregrinación” y no un “paseo” o “excursión”, es fundamental mantener el espíritu religioso y de oración. Al fin y al cabo, se va para incrementar nuestra devoción y nuestro amor a la Santísima Virgen.

Los peregrinos de Caudiel-Segobre en el restaurante del hotel en Fátima

Los peregrinos de Caudiel-Segobre en el restaurante del hotel en Fátima

El Rvdo. P. Rafael Ibarguren, E.P., celebrando en la "capelinha" de las apariciones

El Rvdo. P. Rafael Ibarguren, E.P., celebrando en la "capelinha" de las apariciones

En el primer día de estancia en Fátima tuvimos la gracia de poder oír misa en la Capelinha presidida por nuestro Rvdo. Rafael Ibarguren, E.P. (sacerdote de los Heraldos que nos acompañó en toda la peregrinación) de sus palabras en la homilía se desprende todo cuanto albergaba nuestro corazón: “¡Que lugar lleno de bendiciones!, es un privilegio poder estar aquí, en este lugar bendito escogido por María para manifestarse y demostrar su amor maternal y para hacer esta promesa bellísima: «Por fin mi Inmaculado corazón triunfará». ¡Qué alegría!, ¡qué consuelo!, sobretodo en estos días críticos de crisis y caos. Pues bien, la promesa del triunfo de María que no es otro que el triunfo de Cristo, debe motivarnos a trabajar por el bien del prójimo, orar por los demás, como dijo la Virgen, rezar por los pecadores. Esta humanidad precisa el auxilio divino para regenerarse. Que triunfe el Inmaculado Corazón de María en nuestras familias, en nuestras naciones. Tenemos necesidad de ese triunfo que sea pronto y definitivo”.

102109_1614_PEREGRINACI6.jpgPor la noche asistimos a la procesión de las antorchas, allí en esa inmensa explanada y hoy más que nunca se veían todas esas velitas alzarse hacia el cielo invocando en nuestro interior la conversión de mundo que ha dado la espalda a Dios.

Como novedad este año pudimos visitar la Iglesia de la Santísima Trinidad con capacidad de 9.000 lugares sentados y la capilla de la Reconciliación (subterránea). En dicha zona se encuentran tres capillas: la del sagrado Corazón de Jesús, con 16 confesionarios, la capilla del Inmaculado Corazón de María, con 12 confesionarios y la capilla de la Resurrección de Jesús, con 200 lugares y 16 confesionarios.

Basilica nueva de la Santísima Trinidad

Basilica nueva de la Santísima Trinidad

La imagen de Nuestra Señora de Fátima, en el Presbiterio de la Iglesia de la Santísima Trinidad fue ejecutada en Italia y está hecha en mármol blanco de Carrara. En ella se destacan el corazón y el rosario, elementos centrales de la devoción mariana. La última figura de Francisco Marto en el Santuario de Fátima se constituyó por el conjunto de telas que, en el gran panel del presbiterio de la iglesia de la Santísima Trinidad, figuran el grupo a la derecha del Cordero. Allí se ven Francisco y Jacinta sobre la protección de María que, incluso, coloca sobre el pastorcito su mano maternal.

Al lado de la entrada principal, junto a la puerta central, designada “Puerta de Cristo”, en dos grandes paredes en vidrio fueron grabadas, en 25 idiomas, cuatro frases:

La gracia del Señor, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo estén con vosotros“.

Los cielos proclaman la gloria de Dios; el firmamento anuncia la obra de sus manos“.

Libraros de despreciar a uno solo de estos niños, pues os digo que sus amigos, en el Cielo, ven constantemente el rostro de mi Padre que está en el Cielo“.

¿Cuál es el hombre para que te acuerdes de él, el hijo del hombre para preocuparte con él?“.

En el exterior de la Iglesia de la Santísima Trinidad está la estatua de Juan Pablo II, al lado de la nueva Cruz Alta.

Museo Francisco Martos

Museo Francisco Martos

Otra novedad es “La exposición Francisco Marto: fuego que Dios encendió”. Está compuesta por tres núcleos que pretender evocar a Francisco Marto como niño de Aljustrel, como vidente de Nuestra Señora y como Beato de la iglesia”.

Integran la exposición diversas piezas como obras de pintura, de escultura, algunas reliquias y varios objetos ligados a la familia del pastorcito, entre los cuales figura

Rosario que perteneció al Beato Francisco Marto

Rosario que perteneció al Beato Francisco Marto

un documento con la firma del propio vidente. Pueden ser contemplados la vestimenta de bautismo de Francisco y Jacinta, el saco del viático de Francisco y la gorra del vidente. En los expositores se encontrarán algunos objetos guardados como reliquias, entre los cuales hay un grupo de piezas ligadas al traslado de Francisco del cementerio.

Visitando el Covento de los Jerónimos en Lisboa

Visitando el Convento de los Jerónimos en Lisboa

El día 10 lo dedicamos a la visita a Lisboa, este año pudieron degustar al salir de los Jerónimos los famosos “pastéis de Belém” (pasteles de Belém) una de las especialidades más características de la cocina portuguesa. Genéricamente reciben el nombre de “pastéis de nata” (pasteles de nata). Fueron creadas con anterioridad al siglo XVIII por los monjes del convento de los Jerónimos, situado en la “freguesía” (barrio) de Belém, entonces a las afueras de la capital portuguesa. Como consecuencia de la revolución liberal portuguesa de 1820, el monasterio se cerró en 1834. El panadero del convento, de pronto en el paro, decide venderle la receta al empresario portugués de origen brasileño, Domingos Rafael Alves. La receta original de los “Pastéis de Belém” era un secreto de los monjes jerónimos y en secreto se mantiene hasta el día de hoy. Los empleados de la famosa confitería se comprometen a no revelarlo a nadie. (Si están interesados en una receta de “Pastéis de Nata” semejante a los “Pastéis de Belém” se la puedo facilitar).

102109_1614_PEREGRINACI8.jpgDespués de visitar el convento de los Jerónimos y la archifamosa Torre de Belén, comimos en la casa de los Heraldos en Palmela, a las afueras de Lisboa, donde un grupo de valencianas nos obsequiaron en la sobremesa con el himno a la Virgen de los desamparados y el Heraldo portugués D. Enmanuel da Silva, que por cierto, fue nuestro excelente “cicerone” en Lisboa, nos dedicó el fado del “Embossado”. Asistimos a la santa Misa, visitamos el hospital donde estuvo ingresada Jacinta poco antes de fallecer (hoy es un convento de MM. Clarisas) y regresamos a Fátima.

Cama de Jacinta en el antiguo hospital infantil de Lisboa. A la derecha, silla donde se sentó la Virgen.

Cama de Jacinta en el antiguo hospital infantil de Lisboa. A la derecha, silla donde se sentó la Virgen.

La visita al antiguo hospital infantil es también muy tocante. La construcción prácticamente no se ha modificado. Allí se conservan la cama donde dormía Jacinta, el reclinatorio donde ella pasaba horas de rodillas adorando a Jesús Eucaristía, la sillita donde se sentó la Virgen en una aparición que se dio en aquella misma habitación y varias reliquias más.

102109_1614_PEREGRINACI11.jpgEl día 11 por la mañana hicimos nuestro Viacrucis con la participación de nuestros peregrinos. Es un momento “muy fuerte” en la peregrinación pues, como es sabido, el Viacrucis está construido sobre el camino que recorrían los pastorcillos desde su aldea de Aljustrel a Fátima. En los años 50, unos devotos húngaros, huidos de la persecución comunista en su país, donaron las figuras que hoy se pueden contemplar. Durante el recorrido se visita el lugar de la aparición de la Virgen del 15 de agosto (como recordarán los lectores, el 13 de agosto de 1917 los pastorcillos habían sido secuestrados por la policía y sometidos a una verdadera tortura sicológica, intentando extraer de ellos una confesión de que todas las apariciones no pasaban de pura imaginación y que no eran verdaderas. El comisario no logró su intento, pero los niños no pudieron estar presentes a la hora de la aparición. La Virgen, con todo, se les apareció dos días después, mientras iban con sus ovejitas de Aljustrel a Fátima) y el local de la 2ª aparición del Ángel de Portugal.

En casa de la Beata Jacinta Marto, en Aljustrel, conversando con una sobrina suya.

En casa de la Beata Jacinta Marto, en Aljustrel, conversando con una sobrina suya.

Terminado el Viacrucis fuimos a Aljustrel, donde se puede visitar la casa de Lucía y la de Jacinta y Francisco, que se conservan exactamente como eran en la época de las apariciones. ¡Quéjense nuestros contemporáneos de las incomodidades de su hogar después de visitar tan austeras casas!…

Por la tarde acudimos a Santarem ciudad natal de Santa Irene y de San Fernando rey de Portugal, donde adoramos a Jesús en la Iglesia de San esteban conocida como la Iglesia del milagro eucarístico y como aportación personal os diré que después de los dos milagros principales acontecidos a través de los siglos, la Sagrada Hostia ha emitido nuevamente sangre y en ella se han visto aparecer varias imágenes de Nuestro Señor Jesucristo estampadas en la redoma de cristal. Aquí es donde os quiero dejar mi testimonio, yo he ido muchas veces a Santarem y es la primera vez que pude contemplar al subir esas escaleritas estrechas y estar frente a la custodia que vi perfectamente la imagen de Cristo de perfil con la corona de espinas. No pude hablarlo con nadie pues las breves palabras que tuve en el encuentro con Jesús fueron muy intensas e inmediatamente vi su rostro.

102109_1614_PEREGRINACI12.jpgTuvimos un regalo especial en la celebración de la Eucaristía y fue la aportación de Mª Carmen al órgano acompañada de la doctora Carrascosa y su marido Víctor, colofón grandioso para la que suscribe al haber tenido esa experiencia de contemplar el rostro de Cristo. Se nos unió en la Eucaristía un autobús venido desde la provincia de Toledo. Uno de los sacerdotes acompañantes de los peregrinos había sido ordenado hace poco y el coro de los Heraldos estuvo cantando en su primera Misa. Este mundo es realmente “un pañuelo”, como se suele decir…

Esta es la propuesta del Mensaje de Fátima que, al final, no exige a nadie nada más que “ser cristiano en su mundo y en la iglesia”. Recemos y pidamos a Dios, por intercesión de Nuestra Señora, las mayores bendiciones del cielo para nuestra Patria y del mundo entero.

[clic para ver en pantalla completa]

El Milagro Eucarístico de Santarém

Santísimo Milagro de Santarém

Santísimo Milagro de Santarém

Corría el año de 1247, según unos cronistas, o de 1266 según otros. En Santarém, hoy ciudad y en aquel entonces villa de Portugal, vivía una pobre mujer, a quien el marido mucho ofendía por andar desencaminado con otra.

Cansada de sufrir, le fue a pedir a una bruja judía que, con sus artilugios diera fin a su triste suerte.

Prometióle la bruja un remedio eficaz, para lo que necesitaba una Hostia Consagrada. Después de muchas dudas, consintió en el sacrilegio y la desgraciada mujer fue a la Iglesia de San Esteban, se confesó y pidió la comunión. Recibida la Sagrada Partícula con sumo cuidado la sacó de la boca envolviéndola en el velo, saliendo en seguida de la iglesia para encaminarse a la cueva de la bruja. Pero entonces, sin que ella lo notase, comenzó a salir sangre del velo de tal forma que varias personas le preguntaron a la desdichada, que heridas tenía, ya que tanto sangre chorreaba. Confundida en extremo huyó en seguida para su casa guardando la Hostia Milagrosa en una de sus arcas.

Pasó el día, mientras tanto y por la tarde volvió su marido. A altas horas de la noche se despertaron y vieron toda su casa resplandeciente. Del arca salían misteriosos rayos de luz. A las preguntas del marido le contó su mujer el pecaminoso acto que había realizado y, de rodillas, pasaron el resto de la noche en adoración. Al romper el día, comunicaron al párroco el prodigio sobrenatural. Esparcióse la noticia y todo Santarém acudió a contemplar el milagro.

La Sagrada Partícula fue llevad entonces, procesionalmente a la Iglesia de San Esteban, donde quedó conservada dentro de una especie de custodia de cera.

Pero pasado el tiempo. Al abrirse el Sagrario, como era la costumbre, para exponer el Santo Milagro a la adoración de los fieles, encontróse la cera reducida a pedazos y con gran sorpresa se vio a la Partícula encerrada en una urna o redoma de cristal milagrosamente aparecida. Con el particular que esta urna está totalmente cerrada, de tal forma que no se sabe por dónde se pudo introducir la Forma.

Esta pequeña urna fue colocada en una custodia de plata dorada, tal como hoy día todavía se encuentra.

Anuncios

Etiquetas: , ,

3 comentarios to “Peregrinación 2009 a Fátima de los Heraldos del Evangelio de Valencia”

  1. MARCOS Says:

    QUIERO INFORMACION

    Me gusta

  2. Enrique Rodríguez Says:

    Realmente fue esta una Peregrinación que nos llenó el corazón, la familiaridad de todos los Peregrinos, tambien el encontrarnos “arropados” por los Heraldos que para todos nosotros que no habiamos tenido contacto alguno con ellos, los recordamos con todo nuestro cariño, la atención recibida de D. Pedro ofreciendose y actuando en el momento que lo necesitamos, en fin a sido esta peregrinación un gran aliciente en nuestras vidas tanto para los “novatos, como para los que ya hemos ido mas veces. GRACIAS, Heraldos y afines como la Srª Chon, el Sr. Modesto y tantos otros. Gracias a todos en nombre del Grupo de CAUDIEL

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: