Faustino Pérez-Manglano Magro

by

Faustino Pérez-Manglano Magro que murió de cáncer con 16 años, se convertiría en el beato más joven de la Iglesia valenciana. El Vaticano aprueba las «virtudes heroicas» de Faustino

«Voy a ser un pescador de almas. Lo he pensado mucho y me gustaría ir, como religioso marianista, a Sudamérica, donde tanta falta hacen manos para salvar a las almas». Nunca viajó a Sudamérica Faustino Pérez Manglano, pero los sueños inocentes de este niño valenciano han sido, quizá, más grandiosos de lo que él hubiera podido imaginar.

El congreso de teólogos de la Santa Sede ha aprobado las «virtudes heroicas» vividas por el joven, que murió de cáncer con apenas 16 años. La causa se traslada ahora al congreso de cardenales y obispos del Vaticano que, de ratificarlo, «propiciará que el papa Benedicto XVI pueda firmar el decreto de virtudes heroicas, con lo que Faustino pasaría a ser declarado ‘venerable’», según informó el Arzobispado.

Su biógrafo y profesor en el colegio del Pilar, el padre José M.ª Salaverri, asegura que su alumno asumió su muerte con naturalidad después de dar un testimonio excepcional durante toda su vida y hasta el último momento.

Nació en Valencia (España) el 4 de agosto de 1946. Fue alumno del Colegio Nuestra Señora del Pilar desde los seis años hasta su muerte, el 3 de marzo de 1963, víctima de la enfermedad de Hodgkin, cuando cursaba Preuniversitario (C.O.U.).

Alegre, simpático, entusiasta del deporte, del camping, de todo lo bueno. Pocos podían sospechar la grandeza de alma que se escondía en el cuerpo menudo de este chico sencillo y amigo de todos: su fidelidad a toda prueba, su voluntad de hierro, su amor intenso a Cristo, su cariño filial a la Virgen. Miembro de la Congregación-Estado de María Inmaculada (C.E.M.I.) desde 1962, el 9 de febrero de 1963, después de recibir la unción de los enfermos, hace su consagración definitiva.

Sintiendo en sí, desde 1960, la llamada del Señor, su gran ideal fue consagrar su vida a la salvación de los hombres como religioso marianista; prometiendo, antes de morir, ocuparse desde el cielo de las vocaciones.

A través de su diario puede rastrearse un poco la obra del Espíritu Santo en su alma totalmente entregada al Señor.

«No se quejaba nunca. Se levantaba, hinchado y sin pelo como estaba por la quimioterapia, para ir al colegio. Tenía una fuerza de voluntad tremenda y además sacaba unas buenísimas calificaciones. Cuando el protagonista es un pequeño que está en la flor de la vida escuchar a quienes le conocieron hablar de «abnegación y una vida entregada al sufrimiento» es sorprendente. Y lo es más leerlo de su boca en estas palabras recogidas en «Tal vez me hable Dios», su biografía: «Estoy dispuesto a recibir de Dios todos los pequeños sufrimientos que quiera mandarme. Son tan insignificantes y los recibo con tanto gusto que son felicidades.»

Pero también era un niño como todos. Le encantaba el fútbol, el cine, salir con los amigos o ir de camping con los compañeros del colegio siempre que su enfermedad se lo permitía

Su biografía está traducida al italiano, francés, inglés, húngaro, polaco, alemán, portugués,  japonés, entre otros muchos idiomas.

FRASES DE FAUSTINO: Voy a intentar la ascética del sí: decir sí a todo lo bueno.”

“Estoy dispuesto a recibir de Dios todos los pequeños sufrimientos que quiera mandarme. Son tan insignificantes y los recibo con tanto gusto que son felicidades.”

“Jesús, haz que ame a María, no sólo porque es pura, bella, buena, compasiva, Madre mía, sino porque es Madre tuya y Tú la amas infinitamente. Oh Jesús, hazme participar de tu amor a María. Haz que la ame como Tú.”

“Soy muy feliz. No sé lo que me pasa. Se siente algo por dentro de uno. Un amor tan enorme hacia Él, que me ha llevado siempre tan de la mano, que no me ha dejado caer, ni una sola vez, en pecado mortal. No sé lo que son los problemas. Gracias, Cristo, por darme este bienestar interior tan maravilloso. Te estoy muy agradecido. “”Es maravilloso pensar que voy a estar toda la vida al servicio de Jesús y de María. Voy a ser un pescador de almas”.

El Rvdo. P. Luis María Salaverri

El P. Salaverri, biógrafo y profesor de Faustino Pérez-Manglano con la autora

Anuncios

Etiquetas: , ,

5 comentarios to “Faustino Pérez-Manglano Magro”

  1. jose luis Says:

    Abnegacion y fe, mucha fe. Como me gustaria sentir la mitad del beato Faustino.

  2. natalia la rezadora Says:

    m encanta

  3. natalia la rezadora Says:

    me encanta este chico, estoy en catequesis y hablamos de él, tengo sus libros, pedidle todos para que os conceda un milagro y lo harán beato, ya es venerable.

  4. juan pereira Says:

    muy bueno y bkn

  5. juan pereira Says:

    muy fomeeeeee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: