Peregrinación a Turín para Venerar la Sábana Santa

by

Organizado por el Centro Español de Sindonología (CES) con sede en Valencia, el pasado 9 de abril partió la primera peregrinación de españoles a Turín para la veneración de la Sábana Santa.

Fueron más de 200 personas organizadas en 4 autobuses. Los Heraldos del Evangelio también estuvieron presentes representados por una destacada delegación con miembros proveniente de Madrid, Toledo y Valencia. El sacerdote heraldo, P. Mario Beccar Varela, EP vino desde el Venecia especialmente para ayudar en la asistencia religiosa.

El día empezó muy temprano: a las 5:15 de la madrugada del 9 de abril los peregrinos pudieron oír Misa o bien en la sede del CES, o bien en la sede de los Heraldos. Ambas están muy cerca del punto de encuentro para la salida de los autobuses, que era en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. La salida de los autobuses estaba fijada para las 6:00.

En las murallas de Carcassone

Ante las murallas de Carcassone

El viaje, aunque largo, terminó siendo muy ameno. En la tarde de ese mismo día pudimos visitar Carcassonne, en Francia, una impresionante villa medieval amurallada y llena de historia, ya que allí se refugiaron los Cátaros que originaron una Cruzada. Según relata San Luis María Grignion de Montfort en su libro “El Secreto del Rosario”, fue precisamente para combatir la herejía de los Cátaros y Albigenses que la Santísima Virgen inspiró a Santo Domingo de Guzmán a difundir y propagar la devoción del Santo Rosario como arma eficaz contra la herejía consiguiendo él por este medio innumerables conversiones y grandes cambios de vida y costumbres. Fue también cerca de Carcassone, donde —lo relata el mismo San Luis Grignion en la obra citada— un hereje albigense poseso, exorcizado por Santo Domingo, declaró “que el Rosario que él predicaba llevaba al terror y el espanto a todo el infierno y que era el hombre que más odiaba en todo el mundo, a causa de las almas que les quitaba [a los demonios] con la devoción del Rosario“.

En Avignon, junto al Palacio de los Papas

En Avignon, junto al Palacio de los Papas

Después de contemplar las imponentes murallas y el castillo de Carcassone partimos hacía Avignon, otra ciudad cargada de historia, sede del Papado durante muchos años. Nuestro hotel estaba cerca del famoso “puente de Avignón”; llegamos al atardecer y aún pudimos contemplar el bellísimo palacio de los Papas y la explanada que lo rodea.

Al día siguiente partimos para Chambery. En la “Sainte Chapelle” estuvo la Sábana Santa guardada durante siglos y fue allí donde sufrió el famoso incendio que dejó las características quemaduras y marcas de agua. Ese incendio bien puede considerarse como otra prueba de la autenticidad de la Sábana Santa, ya que la tela sufrió temperaturas superiores a los 850 grados (la plata que recubría el relicario se derritió provocando las quemaduras en la tela; ahora bien, es sabido que la plata solamente se funde a partir de esa temperatura). Esa temperatura hubiera abrasado cualquier otra tela; sin embargo, la Sábana Santa resistió prácticamente sin afectarse.

En el Château des Comtes de Challes

Comiendo en el Château des Comtes deChalles en Challes les Eaux. Al micrófono, Jorge Manuel Rodriguez, presidente del CES

Antes de Chamberí fuimos a Challes les Eaux, donde nos esperaba una suculenta comida —verdaderamente deliciosa y estupendamente bien servida— en el Château des Contes de Challes, que data del año 1450. Previamente,tuvimos la celebración de la Eucaristía en uno de los salones del Château.

Chambery. Al fondo la Sainte Chapelle.

Los peregrinos en Chambery. Al fondo la Sainte Chapelle

Lamentablemente la “Sainte Chapelle” estaba en reformas y no pudimos entrar. Fue una pena, pues incluso teníamos previsto la celebración de la Eucaristía del día en esa capilla. Así que no hubo más remedio que contentarnos con visitar los exteriores, sacar las tradicionales “fotos de familia” de todo el grupo y proseguir hacía

A las 16:00 partimos hacía Turín, meta de nuestra peregrinación.

Colas en Turín

Colas para poder venerar la Sábana Santa en Turín

El día siguiente empezó temprano: a las 9:45 teníamos previsto la entrada en la catedral; sin embargo el gentío que aguardaba en la cola para entrar era inmenso. Después de aproximadamente una hora y media esperando y bajo lluvia, pudimos por fin entrar en la catedral: éramos el primer grupo de españoles que lo hacía, justo al día siguiente de la apertura oficial de la Ostensión, detalle que no pasó desapercibido para los medios, como el diario “ABC”, la agencia católica Zenit, etc.

La ostensión

La Ostensión: silencio, recogimiento, oración...

Poco antes de propiamente entrar en la nave principal de la Catedral donde se expone y venera la Sábana Santa, se proyecta en una gran tela –que tiene el mismas medidas de la Sábana Santa– varias diapositivas que ponen en destaque diversos detalles, como las heridas de la corona de espinas, las heridas  de la Flagelación, las de los clavos, etc. A mi particularmente ya me impresionó sobremanera esta rápida presentación y una pregunta me emergía: “¿cómo es posible, después de ver esto aún no creer?”…

La Sábana Santa

Detalles del pecho y de la espalda

Unos pasos más adelante y ella ahí estaba: ¡La Sábana Santa con toda la fuerza de su expresión! Muy de cerca se podía distinguir la faz de Nuestro Señor –¡su verdadera Faz!–, las impresionantes marcas de la flagelación, la herida del costado… en fin, uno estaba delante de la propia sangre de Nuestro Señor, ¡cuyo derramamiento nos libró de la esclavitud del demonio y nos abrió las puertas del Paraíso!

Las Sábana Santa

La Santa Faz de Nuestro Señor, donde se pueden distinguir perfectamente las heridas de la Corona de Espinas, de la Flagelación y de la Lanzada en el costado derecho

Todo el relato de la Pasión estaba ahí perfectamente distinguible: la Coronación de Espinas, los clavos, la flagelación, las caídas, la lanzada de costado… Ningún sufrimiento fue ahorrado a nuestro Salvador y ¡ahí estaba como testigo fiel esta tela de lino fino reflejándolo todo!

Delante de ella, la reacción normal es de silencio, oración y sobrecogimiento. Es impactante; es impresionante…

Aún en ese mismo pudimos oír Misa en la iglesia de San Francisco de Sales, junto a la de María Auxiliadora, que fue la primera iglesia construida por San Juan Bosco y concelebrada por los dos sacerdotes que nos acompañaban. Comimos como pudimos (se puede imaginar el lector como estarían los restaurantes en Turín ese día…) y las 15:00 inflexiblemente partimos hacía Marsella. Algunos aún pudieron ver por segunda vez a la Sábana Santa y otros visitaron el histórico museo de la Síndone, donde se guardan muchas reliquias históricas relacionadas con ella, por ejemplo, la máquina que utilizó el abogado Secondo Pio para sacar la primera fotografía que se conoce de la Sábana Santa y que puso en evidencia este otro hecho impresionante: la imagen que se ve a simple vista está en “negativo”. Y es con lo que llamamos un “negativo fotográfico” cuando se ve la verdadera imagen de Nuestro Señor Jesucristo, pues Él aparece entonces en “positivo”. Algo inconcebible antes que se conocieran las técnicas fotográficas, por más que digan los incrédulos, ateos y agnósticos que se trata de una falsa medieval.

En Marsella

la última Misa en Marsella

A Marsella llegamos justo para la cena. Algunos “valientes” aún tuvieron fuerzas para pasear por la ciudad, muy bonita por cierto. Por la mañana del día siguiente, oímos Misa a las 8:00 en una parroquia cercana al Hotel y las 9:00 partimos para Valencia, donde llegamos por la noche poniendo fin a una peregrinación que realmente llenó nuestras almas.

la Sábana Santa

La Santa Faz de Nuestro Señor

No queremos dejar de señalar las excelentes exposiciones que fueron hechas por los especialistas del CES durante los viajes. Así, Jorge Manuel Rodríguez Almenar, presidente del CES nos dio una excelente visión histórica de toda la trayectoria de la Sábana Santa, su desaparición durante el saqueo de Constantinopla por la IV Cruzada, las especulaciones que estaría escondida por los caballeros templarios, etc. Ignacio, con su “proverbial” facilidad de palabra, nos dio una visión general de todas las descubiertas científicas hechas sobre la Sábana Santa. El Doctor Alfonso, dio una brillante exposición de como se pudo dar la muerte de Nuestro Señor en base a lo que nos desvela la Síndone.  Como médico especialista nos comentó dos detalles que me llamaron especialmente la atención: En primer lugar, se han encontrado fragmentos del ADN de Nuestro Señor. Es un ADN muy fragmentado y además de tipo “mitocondrial”, es decir, que proviene de la madre. Aunque con lo encontrado no se pueda definir nada con seguridad, no deja de ser significativo que el único ADN encontrado provenga de la madre y no se ha encontrado ni un vestigio, ni un fragmento, una traza, nada, de ADN proveniente del padre. Lo que confirmaría otro misterio de nuestra Fe: en la generación humana de Nuestro Señor solamente tuvo parte Nuestra Señora, que se mantuvo virgen antes, durante y después del parto.

la Sábana Santa

Vista Frontal de la Sábana Santa

la Sábana Santa

Vista Frontal de la Sábana Santa en "Negativo"

Otro detalle, de la brillante exposición del Dr. Alfonso que me llamó mucho la atención: la Síndone evidentemente recubrió un cuerpo ensangrentado. Con el pasar del tiempo, esa sangre se coaguló pegando la tela a las heridas.  Esa sangre, que estaba coagulada y pegada a la tela, necesariamente debería dejar una huella característica cuando aquél cuerpo se separara de la Sábana. Nada: no hay huella alguna, las marcas de las heridas están como si aquel cuerpo purísimo nunca se hubiera desprendido de la tela. La única explicación “científica” que se baraja es que aquél cuerpo se “desintegró”  y los átomos se recompusieron fuera de la Sábana Santa. Fenómeno ese que podría ser una aplicación de determinados fenómenos de la física cuántica, aún poco conocidos. Pero para los católicos sí confirma un principio de la teología: Nuestro Señor resucitó en “cuerpo glorioso”, es decir, un cuerpo que ya está gozando de la visión beatífica, visión esa que tendrán todos los bienaventurados cuando resuciten en el último día. Y una de las propiedades de los cuerpos gloriosos es precisamente el de la de la “sutileza” es decir, la capacidad de poder atravesar cualquier objeto sólido, por ejemplo, una pared. Así explica la teología como Nuestro Señor pudo entrar en el Cenáculo, después de resucitado, estando este con todas las puertas y ventanas cerradas.

La verdad es que podríamos estar escribiendo páginas y páginas de tanta maravilla que encierra la Sábana Santa… Solamente nos queda agradecer al Centro Español de Sindonología por la excelente organización y por el regalo verdaderamente maravilloso que nos ofreció con esta peregrinación.

Vodpod videos no longer available.

[clic para vista ampliada]

Etiquetas: , , ,

Una respuesta to “Peregrinación a Turín para Venerar la Sábana Santa”

  1. lupe Says:

    maravilloso no hay palabras para describirlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: