Consagración a la Virgen en Valencia

by

La Eucaristía fue precedida por la Coronación de Nuestra Señora

La espiritualidad de los Heraldos del Evangelio está fundamentada en tres pilares: la devoción a la Eucaristía, a María y al Papa.

D. Juan Andrés Tallens corona a la Virgen

La devoción a María es particularmente importante en los Heraldos y nuestra devoción está modelada según el espíritu del famoso “Tratado de la Verdadera devoción a María” de San Luis María Grignion de Montfort.

El Tratado influyó poderosamente en la espiritual de S.S. Juan Pablo II a punto de que el lema de su pontificado Totus Tuus es una frase extraída del Tratado. Al ser preguntado por el famoso periodista Vittorio Messri sobre el significado del lema Totus Tuus, el Papa responde en su libro Cruzando el umbral de la Esperanza (pp. 207 ss, Ed. 1994): “Totus Tuus. Esta fórmula no tiene solamente un carácter piadoso, no es una simple expresión de devoción: es algo más. La

Marisa, Emilia y Maite

orientación hacia una devoción tal se afirmó en mi en el periodo en que durante la Segunda Guerra Mundial, trabajaba de obrero en una fábrica. En un primer momento me había parecido que debía alejarme un poco de la devoción mariana de la infancia, en beneficio de un cristianismo cristocéntrico. Gracias a San Luis Grignion de Montfort comprendí que la verdadera devoción a la Madre de Dios es, sin embargo, cristocéntrica, más aún, que está profundamente radicada en el misterio trinitario de Dios, y en los misterios de la Encarnación y la Redención.

Así pues, redescubrí con conocimiento de causa la nueva piedad mariana, y esta forma madura de devoción a la Madre de Dios me ha seguido a través de los años: sus frutos son al Redemptoris Mater y la Mulieris dignitatem. […]

Mientras entraba en los problemas de la iglesia universal, al ser elegido Papa, llevaba en mi una convicción semejante: que también esta dimensión universal, la victoria, si llega, será alcanzada por María. Cristo vencerá por medio de Ella, porque Él quiere que las victorias de la Iglesia en el mundo contemporáneo y en el mundo del futuro estén unidas a Ella.”

Recitando la Consagración a la Santísima Virgen

Y efectivamente, San Luis dice en el primer párrafo de su Tratado: “Es por medio de la Santísima Virgen que Jesucristo vino al mundo y por medio de Ella debe también reinar en el mundo“, o sea, la devoción a Nuestro Señor Jesucristo debe venir al mundo por intermedio de María Santísima. Por lo tanto, extender la devoción a María Santísima es, en esta perspectiva, la mayor obra a la que un hombre puede aspirar.

En esa perspectiva los Heraldos promueven tanto cuanto posible la devoción a María y estimulan a todos sus simpatizantes y amigos a seguir el modelo de San Luis Grignion de Montfort, consagrándose como esclavos de amor a la Santísima Virgen.

La consagración según el método de San Luis Grignion de Montfort debe ser precedido por 33 días de preparación, donde los aspirantes deberán hacer al menos 15 minutos de meditación diaria y recitar las oraciones prescritas por el gran misionero francés. A estos días de preparación los Heraldos añadimos una catequesis explicativa del Tratado y de la Consagración.

En Valencia, durante todo el curso académico 2009-2010 se ha llevado esta catequesis los domingos en nuestra sede. Y concluyó el pasado 12 de junio, festividad del Inmaculado Corazón de María con la consagración de Maite, Emilia y Marisa.

San Luis Grignion de Montfort explica que esta consagración no es un voto, no obliga bajo pena de pecado. No tiene nada que ver con un voto como el de pobreza, obediencia o castidad. Se trata de un acto de tal manera libre, que la persona continua en esa consagración el tiempo que quiera. Es un consagración de amor, que obliga en la medida que se ama a Nuestra Señora: si cesa el amor, cesa el vínculo y mientras dura el amor, dura el vínculo.

La ceremonia de Consagración se hizo este año en la parroquia de San Miguel y San Sebastián durante la solemne Eucaristía celebrada por su párroco, D. Juan Andrés Tallens. Antes del ofertorio,  los presentes se arrodillan y recitan en voz alta el texto de la Consagración escrito por San Luis Grignion. Y a continuación las tres aspirantes lo firman sobre el altar.

Terminada la Eucaristía, las tres nuevas “esclavas de amor” de María Santísima, con sus familiares y amigos y los “terciarios” de los Heraldos confraternizaron un ágape en los salones de la parroquia.


Vodpod videos no longer available.

[Pulse para ver en pantalla completa]

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: