Peregrinación a Santiago Xacobeo 2010

by

Con motivo de ser año santo compostelano el pasado 9 de octubre nos encaminamos como peregrinos a Santiago, iniciando nuestra andadura con el cántico de Éxodo y Liberación: “Peregrino ¿adónde vas? si no sabes adonde ir, peregrino por un camino que va a morir. SÓLO EL, MI DIOS QUE ME DIO LA LIBERTAD SÓLO EL, MI DIOS ME GUIARÁ.

La ruta elegida fue la de Finisterre-Muxia, que es el único camino que comienza con el abrazo al apóstol en lugar de ser el final del trayecto.

 

Nosotros quisimos ganar el jubileo poniendo como principal intención que el santo nos contagiara el arrojo y decisión que tenía como persona apasionada que era, capaz de ponerlo todo en juego; como una persona que arrasa por su empuje y que no se para en echar cálculos y medir consecuencias, y así contagiados de su espíritu seguir recorriendo algunos de los lugares relacionados con Él.

 

Hicimos nuestra primera parada en la Iglesia Benedictina de Cebreiro sita en la provincia de Lugo. Su gran tesoro es ser la iglesia del milagro Eucarístico que lleva su nombre. Pudimos contemplar la urna donde se encuentran las dos piezas románicas del siglo XII, el Cáliz y la Patena. También se encuentra la talla románica de Nuestra Señora del Santo Milagro, La Virgen de Cebreiro, patrona de estas montañas con su cabeza inclinada según dice la tradición ante el milagro que presenció.

O Cebreiro es una aldea situada a 1.293 metros de altitud. Su gran tesoro es la Iglesia del milagro eucarístico, de factura prerrománica, del siglo IX, con tres sencillas naves de ábsides rectangulares y una torre. Preside en el presbiterio la imagen gótica de Cristo.

En un día de invierno del año 1300 en el que nevaba abundantemente, un vecino de la localidad de Barxamaior, llamado Juan Santín, labriego, se dirigió hacía el monasterio para oír Misa, sin importarle el tiempo tan adverso que hacía y el difícil camino de subida. Por fin llega al templo, cansado y empapado, sin apenas aliento. Un sacerdote benedictino que no esperaba que en un día tan desapacible y con tanta nieve y viento fuera alguien a Misa, menosprecia el sacrificio del campesino y le dice que una Misa no merece tanto esfuerzo. La falta de fe, caridad y tacto del monje no obtiene respuesta alguna por parte del labriego. Comienza la Santa Misa. Cuando llega el momento de la Consagración, el sacerdote percibe cómo la Hostia se convierte en carne sensible a la vista y el cáliz con el vino en sangre, que hierve y tiñe los corporales. El sacerdote, sorprendido, cae en la cuenta de su falta de fe y exclama al estilo de Santo Tomás: “¡Señor mío y Dios mío!”

En este bello entorno hicimos la adoración al Santisimo y nos marchamos a Sanxenxo que significa San Ginés, santo patrón de la villa en la provincia de Pontevedra.

 

Amaneció enfrente de una de las playas de los 36 kilómetros que tiene la costa de Sanjenjo y nos encaminamos a Santiago para ganar el jubileo. Hermosa vista la que se aprecia desde lo alto del monte de gozo lugar desde donde se veía la Basílica de Santiago, Nuestro estandarte encamina a los peregrinos, pues hay multitud de gentes llegadas desde todos los puntos del planeta a dar el abrazo al santiño, que alegría nos da hacer esa numerosa cola! ¡Que diferente es hacer una cola en la vida para asuntos mundanos y una cola para dar el abrazo a Nuestro Querido Santiago! ¡No nos importan las horas, tenemos ganas de pedirle tantas cosas y por tanta gente! La alegría de Gabriela simboliza la de todos y cada uno de nosotros al abrazar al santo.

Por la tarde hicimos una parada en Padrón, pueblo salpicado de magnolias a orillas del río Ulla y Sar. La historia de Padrón va ligada a Iria Flavia, donde llegó la barca que traía el cuerpo del Apóstol, martirizado en Jerusalén, y que fue amarrada a una piedra o “pedrón”, y que dio el nombre a la nueva población. Visitamos la Iglesia parroquial de Santiago donde se halla este famoso “pedrón”. También bebimos agua de la fuente del Carmen; está situada a los pies del convento del Carmen, y cuenta la tradición que la reina Lupa mandó a Teodoro y Atanasio, discípulos del apóstol que trajeron su cuerpo desde Jerusalén, que fuesen en busca de bueyes para transportar su cuerpo, sabiendo ella que en el monte no había bueyes sino toros bravos y la reina esperaba que los toros acabasen con la vida de los dos discípulos. Pero no solo no murieron, sino que bajaron del monte con dos mansos bueyes. A la vista de ese milagro    la reina Lupa pidió el bautismo y este hecho está representado en la fuente. Tiene una imagen de la Virgen de los dolores y el agua tiene propiedades medicinales por lo que aprovechamos también para beber, de dicha fuente.

 

¡Qué bendecido el día que visitamos el Santuario de Nuestra Señora de la Barca en Muxía!, famoso por sus legendarias piedras y vinculado íntimamente a la tradición apostólica. Cuenta la leyenda que encontrándose Santiago en los acantilados, desanimado por la escasa acogida de sus predicaciones entre los lugareños, se le apareció La Virgen María en carne mortal, para anunciarle que debía volver a Jerusalén porque su obra estaba ya concluida. De aquel viaje en barca pétrea nos queda la vela (piedra dos cadris y la nave)

En dicho santuario fuimos recibidos por su párroco, el cual muy amablemente accedió a nuestra petición para celebrar la santa misa y además algunos de nuestros peregrinos que no pudieron confesar en Santiago lo hicieron aquí. Como todo santuario dedicado a Nuestra Señora, es lugar donde el peregrino se encuentra con su madre y es como el descanso del guerrero, repone fuerzas y continua su camino.

Concluye nuestro viaje con la llegada al cabo finisterre, el final de la tierra donde confluyen y se encuentran los dos mares Atlántico y Cantábrico, donde se encuentran alma y espíritu, donde el peregrino llega al final de su trayecto en la vida y contempla la majestuosidad y grandiosidad de la obra del creador, llegamos al gran faro que ha guiado e iluminado el camino de tantos peregrinos por tierra ó por mar. Las corrientes de las aguas simbolizaban las corrientes de nuestra vida bajo la atenta mirada del Señor del Faro.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: