Una invitación hecha a todos

by

Comentario al Evangelio – XXVIII Domingo del tiempo Ordinario

Para conmemorar las nupcias de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad con la naturaleza humana, una invitación es hecha a todas las generaciones a lo largo de la Historia. ¿Cómo se manifiesta en nuestros días?

Mons. João Scognamiglio Clá Dias, EP

EVANGELIO

“En aquel tiempo, 1 Jesús volvió a hablarles [a los sumos sacerdotes y fariseos] en parábolas, diciendo: 2 ‘El Reino de los Cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo; 3 mandó a sus criados para que llamaran a los convidados, pero no quisieron ir.
4 Volvió a mandar otros criados encargándoles que dijeran a los convidados: ‘Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas y todo está a punto. Venid a la boda’. 5 Pero ellos no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios, 6 los demás agarraron a los criados y los maltrataron y los mataron.
7 El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. 8 Luego dijo a sus criados: ‘La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. 9 Id ahora a los cruces de los caminos y a todos los que encontréis, llamadlos a la boda’. 10 Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales.
11 Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta 12 y le dijo: ‘Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda?’. El otro no abrió la boca. 13 Entonces el rey dijo a los servidores: ‘Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. 14 Porque muchos son los llamados, pero pocos los elegidos’” (Mt 22, 1-14).

I – LA PROXIMIDAD DEL REINO DE DIOS

Con divina simplicidad narran los Evangelios acontecimientos de una trascendencia incomparable, como la Encarnación del Verbo, los innumerables y portentosos milagros realizados por Jesús, sus admirables sermones e incluso su dolorosa Pasión y Muerte, seguida de la Resurrección y Ascensión al Cielo.

Ante tales manifestaciones de lo sobrenatural muchos comprendieron que estaban viviendo días excepcionales. La generación que tuvo la fortuna de convivir con el divino Maestro y dar testimonio de esos hechos tan extraordinarios, estaba a la espera de presenciar algo absolutamente fuera de lo común. La muerte de Jesús no podía representar el fin de todo lo que había sucedido entonces.

Las grandes conversiones tras la venida del Espíritu Santo, las predicaciones de los Apóstoles, los milagros obrados por San Pedro al invocar el nombre de Jesús, alimentaban aún más esa expectativa. La Iglesia naciente vivía así en un clima de cercanía a la parusía, hasta el punto de que San Pablo tuvo que corregir la desviación de los tesalonicenses, que demostraban una culpable indiferencia ante los deberes de la hora presente, bajo el pretexto de que es inútil cumplidos (cf. 2 Ts 2).

Han pasado dos mil años y la segunda venida de Cristo, considerada inminente por los primeros cristianos, aún no ha ocurrido. No obstante, esta viva esperanza les alentó en la fe y el fervor, contribuyendo a su perseverancia en las condiciones tan arduas que la Iglesia primitiva enfrentaba.

Aunque no pueda ser entendida en un sentido meramente cronológico, la amonestación del divino Maestro: “Convertíos, porque está cerca el Reino de los Cielos” (Mt 4,17) Y la consecuente invitación a la conversión componen el contenido central del Evangelio, conforme lo afirma el Papa Benedicto XVI: “El centro de esta proclamación es el anuncio de la proximidad del Reino de Dios; anuncio que constituye realmente el centro de las palabras y la actividad de Jesús”.’

II – EL BANQUETE DE BODA Y EL TRAJE DE FIESTA

En aquel tiempo, 1 Jesús volvió a hablarles [a los sumos sacerdotes y fariseos] en parábolas, diciendo: ...

La doctrina de la buena Nueva reclamaba la perfección moral del hombre y se oponía frecuentemente a los principios vigentes


El pasaje de San Mateo proclamado este domingo comienza subrayando que Jesús volvió a hablarles “en parábolas”.

El término parábola viene del griego παραβολή (parabolé) y etimológicamente significa “arrojar al lado”, Aquí se refiere a un género literario en el que se pone al lado de la verdad una imagen que la hace más viva y perceptible. Ahora bien, las parábolas bíblicas añaden a este recurso un segundo elemento: la expresión enigmática del pensamiento. Son “un velo que oculta la profundidad del misterio a los que no pueden o no quieren penetrado enteramente”.2

Cristo se sirvió muchas veces de este medio en su ministerio público. La doctrina de la Buena Nueva era muy exigente y reclamaba la perfección moral del hombre. Como se oponía frecuentemente a los principios vigentes -muchas veces incompletos o deformados-, si Jesús la enseñase usando un lenguaje directo, sin que las almas estuviesen preparadas para oírla, podría provocar un completo rechazo de inmediato, perjudicando gravemente el éxito de su predicación. Por eso, a propósito de hechos comunes, que todos comprendían, sugería reflexiones y ponía problemas de conciencia mediante analogías, invitando a las personas de una manera muy suave y pedagógica a que cambiaran de mentalidad y de vida.

En esta ocasión el divino Maestro se dirige a los sumos sacerdotes y a los fariseos que, habiendo oído la parábola de los viñadores asesinos, inmediatamente anterior a ésta, comprendieron que Jesús hablaba de ellos y, armados de odio, intentaban echarle mano (cf. Mt 21, 45-46).

Dios invita al género humano a la visión beatífica

2 El Reino de los Cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo;

La exégesis tradicional ha interpretado siempre la figura del rey como siendo el mismo Dios Padre, que conmemora con un banquete la unión de su Hijo con la humanidad, en la persona de Cristo. Como bien lo sintetiza San Gregario Magno “Dios Padre hizo el casamiento de Dios, su Hijo, cuando lo unió a la naturaleza humana en el seno de la Virgen, cuando quiso que Aquel que en la eternidad era Dios, se hiciera hombre en el tiempo”.’

De estas nupcias nació el pueblo elegido de la Nueva Alianza. Por ellas, todo el género humano está invitado a la visión beatífica en la vida futura, misterio de comunión bienaventurada con Dios que supera toda comprensión y toda imaginación.

3 mandó a sus criados para que llamaran a los convidados, pero no quisieron ir.

Para tan refinado banquete espiritual, Dios Padre manda que conviden en primer lugar al pueblo elegido del Antiguo Testamento, que debería tener su continuación en el pueblo de Dios reunido en el seno de la Iglesia Católica, plenitud de la Sinagoga.

Es interesante el comentario de Fillion sobre quiénes eran los “criados” enviados por el rey. Según este exégeta francés el convite fue hecho “conforme a la costumbre de los pueblos orientales, los cuales, independientemente de la primera invitación, rara vez dejan de avisar a los invitados de nuevo poco antes de la comida. De este modo Dios, después de haber invitado a los judíos -por medio de sus profetasa que se prepararan para el reino mesiánico, les recordaba mediante el precursor, el mismo Jesús y sus discípulos, que el momento de entrar en el salón del festín estaba próximo”.’

De este versículo conviene destacar, finalmente, el hecho de que haya sido el rey quien ordenase llamar a los convidados, pues le confiere a la invitación la fuerza de un mandato. Como en aquella época el soberano tenía un poder absoluto sobre sus súbditos, una convocatoria de esa naturaleza, además de muy honrosa, conllevaba la obligación de asistir.

Rechazo altivo y criminal de los convidados

4 Volvió a mandar otros criados encargándoles que dijeran a los convidados: ‘Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas y todo está a punto. Venid a la boda’. 5 Pero ellos no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios,

Ante la primera negativa el rey no se irrita, sino que insiste paternalmente enviando a otros criados, es decir, aquellos que ya habían adherido a la predicación del Salvador al punto de ponerse a su servicio y propagar la Buena Nueva. Encontramos otra vez la imagen de Dios Padre, que responde al rechazo de los convidados con mayores demostraciones de amor.

Sin embargo, en lugar de dejarse atraer por la bondad del rey lo despreciaron, “no hicieron caso”. De manera indigna, altiva y grosera repudiaron la invitación -formulada con tanta cortesíapara un banquete regiamente preparado. Llevados por el egoísmo se fueron a cuidar de sus intereses personales. “Prefirieron vivir despreocupados del reino mesiánico, entregados unos a sus placeres, y otros absorbidos por sus negocios terrenos”.’

El campo y los negocios aquí representan las preocupaciones de la vida real que a menudo centran la atención del hombre y lo esclavizan. Porque, como enseña San Agustín, sólo hay dos amores: el amor a Dios, hasta llegar al desprecio de sí mismo; o el amor propio, hasta llegar a menospreciar a Dios.” No existe una tercera opción.

6 los demás agarraron a los criados y los maltrataron y los mataron.

La ingratitud de algunos llegó hasta el extremo de matar a los emisarios del rey.

Éstos eran San Esteban, Santiago el Mayor, Santiago el Menor y todas las demás víctimas de las horribles persecuciones narradas en los Hechos de los Apóstoles y en las Epístolas de San Pablo. Pero aquí también son incluidos los mártires de todos los tiempos, es decir, otros tantos testigos de la fe que serán perseguidos y asesinados a lo largo de los siglos por aquellos que no han querido aceptar la predicación de la Buena Nueva.

El odio gratuito de esos convidados no apuntaba única, ni principalmente, a la persona de los emisarios, sino al rey que ellos representaban.

Indignación divina ante la ingratitud

Martirio de San Esteban - Catedral de Dijon (Francia)

Los emisarios del Rey que fueron asesinados representaban a los mártires de todos los tiempos

7 El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad.

Para comprender bien esta frase es indispensable tener en cuenta que en aquella época los reyes tenían el derecho de vida y de muerte sobre sus súbditos. Por lo tanto, esta actitud era considerada normal por los oyentes de Jesús.

Hecha esta aclaración, queda patente el significado de este versículo: la indignación que el rey demuestra es la imagen de la reacción de Dios al ver cómo los hombres se obstinan en rechazar las maternales invitaciones de la gracia, a lo largo de la Historia.

Una segunda invitación, extensa a todos

8 Luego dijo a sus criados: La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían’

“Las bodas ciertamente están aparejadas”. Es decir, en palabras de San Remigio, “todo sacramento acerca de la redención de los hombres, ya está ultimado y concluido”, pero los convidados “no fueron dignos; porque desconociendo la justicia de Dios, y queriendo dar preferencia a la suya, se consideraron como indignos de la vida eterna”.” Y por eso -comenta el P. Antonio Orbe, SJ — “Israel, antiguo pueblo escogido de Dios, cede el puesto al linaje nuevo adquirido por Cristo con su Sangre”. 8

9 ‘Id ahora a los cruces de los caminos y a todos los que encontréis, llamadlos a la boda’. 10 Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales.

El Creador llama a todos de diferentes maneras, según sus misteriosos designios. Después de haberse dirigido al Pueblo Elegido por medio de los patriarcas y los profetas, Dios envía a su propio Hijo para manifestarse a todos los hombres, y en un auge de amor muere en la Cruz por los pecadores. De esta forma, a la Antigua Ley le sucede la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana, Madre y Maestra de la verdad, para conducir a la humanidad al supremo banquete en la eternidad.

Predicación de San Pedro - Cateral de Manresa (España)

La Iglesia a lo largo de los siglos ha ido invitandosucesivamente al divino banquete a todos los pueblos

“Id, pues y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espírito Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado” (Mt 28, 19-20). La Iglesia ha ido cumpliendo este mandato a lo largo de los siglos invitando sucesivamente al divino banquete a todos los pueblos, buenos y malos –es decir, a “aquellos que vivían en el gentilismo vida honrada, siguiendo los dictados de la ley natural, y los que vivían abandonados a sus pasiones” 9_, dándoles la oportunidad de conocer la verdad y adherir a ella. Es la maravillosa historia de la expansión de la Santa Iglesia por el mundo.

El traje de fiesta representa el estado de gracia

11 Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta ...

Como se puede ver en este versículo, la parábola muestra algunas situaciones irreales cuyo objetivo es hacer reflexionar a los oyentes. Por una parte, no es plausible imaginarse a un rey teniendo semejante actitud; por otra, en aquella época no existía un traje apropiado para participar en una fiesta de casamiento.

Sin embargo, lo que esta escena expresa es una clarísima alegoría al Juicio, pues el rey mandará que les amarren de pies y manos a esos invitados y los lanzará a las tinieblas exteriores, donde “será el llanto y el rechinar de dientes”.

Ahora, ¿qué significa ese “traje de fiesta”? La interpretación de los exégetas y los teólogos coincide en identificarlo con el estado de gracia, en el que debe encontrarse el alma para poder entrar en el Reino de los Cielos. Según San Hilario, representa “la gracia del Espíritu Santo y el candor del hábito celestial, que una vez recibido por la confesión de la fe, debe conservarse limpio e íntegro hasta la consecución del Reino de los Cielos”.’? y para San Jerónimo simboliza “la Ley de Dios y las acciones que se practican en virtud de la Ley y del Evangelio, y que constituyen el vestido del hombre nuevo; el que si algún cristiano dejare de llevar en el día del Juicio, será castigado inmediatamente”.11

12 ... y le dijo: ‘Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda?’ .

Llama la atención la fórmula usada por el rey. Porque mientras el tono de la pregunta demuestra una censura hacia aquel convidado, el rey empieza llamándole “amigo”.

San Jerónimo nos da esta explicación: “Le llama amigo porque había sido invitado a las bodas (y en realidad era amigo por la fe), pero reprende su atrevimiento, porque había entrado a las bodas, afeándolas con su vestido sucio”.12 Es decir, el hecho de encontrarse en el salón del banquete indica que se trata de una persona que tiene el signo del Bautismo, pero que no correspondió a la gracia de la llamada divina. “Entra en el festín sin el vestido de boda el que cree en la Iglesia, pero no posee la caridad”, enseña San Gregario Magno.”

Es conveniente aclarar, como lo hace Maldonado, que “todo esto ocurre en el día del Juicio, cuando Dios a los que no tienen fe con obras echa del convite, esto es, del Reino de los Cielos, y no, claro está, porque hasta la fecha estuvieran en el Cielo, sino porque, estando en la Iglesia, estaban virtualmente en el Cielo, y de tener buenas obras hubieran pasado de la Iglesia al Cielo”.”

En efecto, pertenecer a la Iglesia no es garantía automática de salvación. Incluso entre los buenos a veces se esconden algunos malos que rechazan el verdadero banquete, como ocurrió con Judas y los Apóstoles y con las herejías nacidas en el seno de la Iglesia misma, ya en las catacumbas. Es la contingencia de este valle de lágrimas, en el que los hombres se encuentran “in vía”, en estado de prueba.

“Así que los buenos nunca están solos, sino en el Cielo; y los malos tampoco están solos jamás, sino en el infierno. Pero esta vida que se encuentra entre el Cielo y el infierno, al hallar se en medio de ambos, recibe indistintamente ciudadanos de ambas partes; a quienes la Santa Iglesia recibe ahora indistintamente, pero los distingue después al tiempo de salir. [ … ] Así pues, en la Iglesia Católica ni los malos pueden estar sin los buenos, ni éstos sin aquellos”,” explica San Gregario Magno.

La implacabilidad de la propia conciencia del pecador

12b El otro no abrió la boca.

El hombre “no abrió la boca”, porque el Juicio de Dios es justísimo e inapelable. Al respecto, San Alfonso María de Ligorio pregunta: “¿Qué responderá el pecador en presencia de Jesucristo?; o más bien, ¿qué podrá responder al verse convicto de tanto crimen? Callará confundido, como callaba el hombre de quien hablaba San Mateo y a quien hallaron sin vestido de boda: ‘Él no despegó los labios’. Sus mismos pecados le taparán la boca. [ … ] Concluyamos, pues, con toda razón que el alma rea de pecado al salir de la vida y antes de la sentencia, se condena al infierno ella misma”.”

De hecho, la Doctrina Católica nos enseña que en la hora del juicio particular es la propia conciencia la que acusa al individuo: “Es por el rechazo de la gracia en esta vida por lo que cada uno se juzga ya a sí mismo; es retribuido según sus obras y puede incluso condenarse eternamente al rechazar el Espíritu de amor”.’?

La sentencia de Dios es una confirmación del enjuiciamiento que ha hecho la propia conciencia. En sus sermones a propósito del día del Juicio, San Antonio María Claret comenta:

“Se pondrán delante del reo pecador todos sus pecados, probando y convenciendo ser suyos, y confundiéndolo con este conocimiento. [ … ] Cada uno de los pecados se verá allí con toda su gravedad y circunstancias, no en confuso, sino con toda claridad [ … ]. iOh conciencia, conciencia! ¿Quién no tiembla de tu acusación espantosa?”.18

Jesús Crucificado - Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles de la Porciuncula, Bogotá (Colombia)

El Señor murió en la Cruz para abrir las puertas del Reino de los Cielos a todos los hombres. Pero, infelizmente, no todos aceptan la invitación.

13 Entonces el rey dijo a los servidores: ‘Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.

Se revelan aún más, en este fragmento del Evangelio, la majestuosa grandeza y la implacable justicia divina. El hombre que estaba sin vestido nupcial es arrojado a las tinieblas exteriores, figura de la “noche eterna de la condenación”,” según expresión de San Gregorio Magno.

En el momento en que el rey entra en el banquete -es decir, en la hora del Juicio–, el que estuviera en estado de pecado mortal será lanzado al fuego del infierno, atado de pies y manos; y allí habrá llanto y rechinar de dientes para toda la eternidad.

No todos aceptan la invitación

14 ‘Porque muchos son los llamados, pero pocos los elegidos’.

Todos somos llamados a formar parte del banquete espiritual y a recibir al Rey eterno con el traje apropiado para la fiesta nupcial. Porque Dios “quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Tm 2, 4), enseña el Apóstol. Sin embargo, pocos son los elegidos.

El Señor murió en la Cruz para abrir las puertas del Reino de los Cielos a todos los hombres. Pero, infelizmente, no todos aceptan la invitación.

III — ESPERANZA EN EL REINO DE MARÍA

El llamamiento que Jesús hace en esta rica parábola continúa resonando hoy en las encrucijadas de los caminos, para los buenos y para los malos, convocándonos a que tengamos una actitud de rectitud y vigilancia. No obstante, jamás podremos estar con el alma enteramente preparada para la expectativa de la gran fiesta que ocurrirá sin la práctica de la virtud teologal de la esperanza, tan importante como las de la caridad y de la fe.

Imagen peregrina del Inmaculado Corazón de María que pertenece a los Heraldos del Evangelio

¿Cómo será posible transformar nuestro mundo actual en el Reino de María en el que las almas “respirarán a María, como los cuerpos respiran el aire”?

Hemos nacido para la eternidad y debemos tener la mirada puesta en ese último objetivo que es el Cielo. Pero el hombre vive en el tiempo. Entonces, para alimentar nuestra esperanza, Diosnos pone ante perspectivas más o menos cercanas que remiten más tarde a la eternidad. De hecho, la Providencia quiere que hoy vivamos en función de la esperanza del banquete hacia el cual Dios va atrayendo insistentemente a la humanidad: el triunfo del Inmaculado Corazón de María predicho en Fátima.

¿Cómo será posible transformar el actual período histórico, tan alejado de Dios, en el esplendor del Reino de María en el que —según el gran San Luis María Grignion de Montfort— las almas “respirarán a María, como los cuerpos respiran el aire”?20 Sin duda que mediante la oración y la penitencia, pedidas tantas y reiteradas veces por la Santísima Virgen, se ha de obrar un auténtico cambio en los corazones. Sin embargo, no debemos imaginarnos que tal renovación pueda efectuarse en un acto instantáneo, sino siguiendo un proceso por el que, ya sean las almas inocentes, ya las que reciben —por una gracia especial— la restauración de la inocencia perdida, irán construyendo poco a poco una nueva era.

Al igual que con ocasión de la fiesta del casamiento del Hijo de Dios con la humanidad, en relación con el banquete del Reino de María no podemos alegar las ocupaciones que nos atan a este mundo. Y mucho menos agredir al que nos lo anuncia, en este caso, la propia Virgen Santísima, que en Fátima nos llamó a seguir sus caminos. Hemos de aceptar esta solicitud que, más que una simple invitación, es una imposición, porque viene de alguien infinitamente superior a cualquier rey de la Antigüedad, Dios mismo.

Estemos siempre atentos a la Palabra de Dios que nos invita al banquete y prestemos atención a la voz de la conciencia que nos advierte interiormente, a fin de que no manchemos el hermoso vestido nupcial de la vida de la gracia, para que podamos entrar en el festín eterno de la visión beatífica donde, junto con María, el mismo Dios será nuestra recompensa demasiadamente grande (cf. Gn 15,1).

_______________________________________

1 BENEDICTO XVI. Jesús de Nazaret. Desde el Bautismo a la Transfiguración. Madrid: La Esfera de los Libros, 2007, p. 74.
2 LÉON-DUFOUR, SJ, Xavier. Vocabulario de Teología Bíblica. Barcelona: Herder, 1965, p. 570. Véase también en este sentido: SANTO TOMÁS DE AQUINO. Suma Teológica, III, q. 42, a. 3, resp.
3 SAN GREGORIO MAGNO, Homiliarum in Evangelia. 38, c. 3.
4 FILLION, Louis-Claude. La Sainte Bible commentée. París: Letouzey et Ané, 1912, t. VII, pp. 143-144.
5 GOMÁ Y TOMÁS, Isidro. El Evangelio explicado. Barcelona: Rafael Casulleras, 1930, v. IV, p. 47.
6 Cf. SAN AGUSTÍN. De Civitate Dei, l. XIV, c. 28.

7 SAN REMIGIO, apud SANTO TOMÁS DE AQUINO. Catena Aurea – Expositio in Matthaeum,
c. 22, l. 1.
8 ORBE, SJ, Antonio. Parábolas Evangélicas en San Ireneo. Madrid: BAC, 1972, v. II, p. 282.
9 GOMÁ Y TOMÁS, op. cit., p. 48.

10 SAN HILARIO. Commentarius in Matthaeum, 22, c. 7
11 SAN JERÓNIMO, apud SANTO TOMÁS DE AQUINO, Catena Aurea, ibídem.
12 Ídem, ibídem.

13 SAN GREGORIO MAGNO, op. cit., 38, c. 9.
14 MALDONADO, SJ, Juan de. Comentarios a los cuatro Evangelios – San Mateo. Madrid: BAC, 1960, v. I, pp. 765-766.
15 SAN GREGORIO MAGNO, op. cit., 38, c. 7.
16 SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO. Obras Ascéticas. Madrid: BAC, 1954, v. II, pp. 648-649.
17 CIC 679.
18 SAN ANTONIO MARÍA CLARET. Sermones de Misión. Barcelona: Librería Religiosa, 1864, v. II, p. 47.
19 SAN GREGORIO MAGNO, op. cit., 38, c. 13.
20 SAN LUIS GRIGNION DE MONTFORT. Tratado de la verdadera  devoción a la Santísima Virgen, n. 217.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: