Fin de curso 2011-2012 y Consagración a la Virgen

by

CIMG_7966.CR2omo se ha hecho costumbre en los últimos años, por la fiesta del Inmaculado Corazón de María, solemos hacer el acto de fin de curso y Consagración a la Santísima Virgen según el método de San Luis Grignion de Montfort.

Los candidatos son preparados a lo largo del curso con reuniones periódicas, generalmente mensuales o quincenales, donde se les dan consideraciones en torno al Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, de San Luis Grignion de Montfort.

Este año fue especial pues se consagraron aproximadamente unas 40 personas de Cartagena y 3 de Valencia. En total había más de 130 personas asistiendo al acto.

IMG_7939.CR2La Santa Misa fue celebrada con gran solemnidad por el Rvdo. P. Pedro Paulo de Figueiredo, presidente de los Heraldos en España, en la nueva capilla de nuestra casa en Camarenilla (Toledo). Antes del ofertorio, los candidatos se arrodillan y recitan en voz alta el texto de la Consagración, firmándola a continuación.

Y después de la Misa, la mesa…

Un gran comida ofrecida con gran generosidad y cariño por nuestros hermanos Heraldos de Camarenilla, para los 130 comensales fue el colofón para la delegación de Cartagena, que necesitó volver en seguida.

IMG_8107.CR2No así para las delegaciones de Valencia y Madrid, que prolongaron su estadía hasta el mediodía del domingo. Ese sábado por la tarde tuvieron una charla y por la noche la tradicional cena de pizza de Camarenilla, cuya fama se va extendiendo por la región… a punto que ya la llaman “la pastoral de la Pizza”.

La charla versó, como no podía dejar de ser, sobre el acto de Consagración. Fue explicada detenidamente la historia de Esaú y Jacob, que San Luis Grignion de Montfort la toma una imagen, una prefigura, de los réprobos y de los devotos de la Virgen.

IMG_8030.CR2De hecho, Esaú era un hombre de grandes voliciones, amante de la vida al aire libre y de la caza, que no sabía controlar sus pasiones, a punto de vender su derecho de primogenitura al hermano por un plato de lentejas. En cambio, Jacob era de un temperamento mucho más cordato, que gustaba de estar en casa y sobretodo de agradar a su madre Rebeca y de servirla en todo lo que necesitaba. Era un hombre que dominaba completamente sus pasiones.

IMG_8019.CR2Estando Isaac, el padre de ambos hermanos, ya anciano, cercano a la muerte y ciego, pide a Esaú, el primogénito, que le prepare dos piezas de caza que después le daría la bendición, y con ello le consagraría como el patriarca de la familia. Sin embargo, mientras Esaú salía a la caza, Rebeca arma un estratagema, preparando dos cabritos de la forma que a Isaac más le agradaban y vistiendo a Jacob con las ropas de Esaú y recubriendo las manos y el cuello con la piel del cabrito (porque Esaú era muy peludo). Isaac cae en el engaño y después de comer los cabritos preparados por Rebeca, da la bendición a Jacob. En ese momento llega Esaú con la caza preparada y — gran misterio–, Isaac aunque se da cuenta que ha sido engañado, no retira la bendición a Jacob; al contrario, en visto de los grandes gritos y lágrimas que echa Esaú, le da una bendición terrena, sometiéndole a Jacob.

IMG_7991.CR2Este episodio bíblico, tan cargado de simbolismo y de misterio, es precisamente una imagen, una prefigura de como María Santísima actúa con las almas que a Ella se consagran. Nosotros por el pecado original, por los pecados actuales, somos incapaces de hacer una buena acción sin que ella también esté manchada. Nuestros mejores actos están ordinariamente impregnados por el pecado. Pero Nuestra Señora, en su incomensurable misericordia, coge esos mismos actos y los limpia, los purifica, recubre nuestra pobre piel con la suya propria y así los presenta a su Divina Majestad. Nuestros pobres méritos se unen a los méritos precisos e indecibles de María Santísima.

Por eso es un gran privilegio y gracia indecible el poder consagrarse a Ella como esclavos de amor.

La convivencia concluyó el domingo con una comida de la delegación valenciana junto a los demás Heraldos. El ambiente fue tan bendecido que una participante nos escribió unos días después:

…Quería en primer lugar agradecerle a usted y a todos los Heraldos presentes el fin de semana de la Consagración en Camarenilla, la fantástica acogida que nos prestaron, las atenciones, cuidados… incluida la charla y por supuesto, la pizza. Yo personalmente, disgruté muchísimo y recibí enormes gracias, hasta tal punto que durante unos días la gente a mi alrededor me lo notaba y me comentaban que me veían diferente y efectivamente así era. También lo comentamos en el coche, a la vuelta. El viernes siguiente estuve en la exposición del Santísimo en… y me encontré con “X”, que se había consagrado y también me dijo que le había impactado muchísimo el fin de semana y se sentía diferente y las personas a su alrededor se lo notaban…”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: